Culpables son todos

Zinedine Zidane que siempre es muy moderado en sus manifestaciones se cargó con toda la responsabilidad de la derrota frente al Betis. El entrenador, que siempre tiene a mano una media explicación sobre los hechos, se temió lo que se estaba barruntando en el vestuario y para cortar las manifestaciones de algunos, especialmente de Sergio Ramos, que como capitán tiene mando plaza y dejó sentir la incertidumbre que vive el equipo. Zidane con su canto de palinodia creyó que se aseguraba bondades en los medios informativos. Entrar a analizar sus planteamientos puede inducir a pensar que él no está en todo lo que celebra. Pero todos son culpables.

En el Madrid, como en el Barça se pasa de la euforia a la depresión en una misma semana. Con Zidane siempre ha habido algo más que respeto en los medios informativos. Cuando vienen mal dadas se echa mano de la historia y se recuerdan los triunfos obtenidos en Europa. Cuando cielos y tierra no sonríen es más fácil acudir al mal momento de algunos futbolistas. Algunos, por cierto tienen bula. Casemiro, entre los árbitros que le perdonan tarjetas que a otros muestran con rapidez. Contra Casemiro nunca hay críticas porque se ha ganado el sentimiento de que es pieza clave en el centro del campo. Contra Sergio Ramos no hay quien ponga el grito en el cielo. En la pasada temporada ya cometió graves errores. Muchos de ellos le son perdonados por los goles que consigue que en momentos muy oportunos. No guarda la portería como solía y pocos reparan en ello. O miran hacia otro lado.

Zidane cambia de opinión con demasiada frecuencia. A estas alturas de la función no sabemos cuál es el argumento de la película y consiguientemente, los protagonistas de la misma. Ha cambiado del sistema de juego sin aparentes razones de peso. Alinea a jugadores de manera impensada. Ocurrió con Mariano que había estado en el bando de la paciencia. Recupera a Lucas Vázquez casi por compromiso. A Modric y Kroos los deja en el banquillo o los convierte en titulares sin que esgrima la consabida teoría de las rotaciones. Valverde se quedó en la reserva contra el Betis a pesar de las buenas actuaciones precedentes. Salió a modo de parche. Si Zidane ha de considerarse culpable de algo es de lo que parece inseguridad. No hay un once memorizable.

Posdata. El deporte español sigue sumando victorias en el extranjero. En Qatar ha sido el golfista Jorge Campillo, sobrino de la inolvidable fotoperiodista de la transición, Queca Campillo.