El Barça, al relevo del liderato

El Barça no se parece al de antaño. Real Madrid tampoco es el que era. El equipo barcelonés ganó a la Real Sociedad de penalti y el Madrid perdió ante el Betis con dos magníficos goles que no pudo remontar a pesar del empate de penalti de Benzema. El Barça, que vuelve a ser líder, no responde a las constantes vitales que se le suponen. El Madrid, derrotado en el campo bético, ya no es capaz de remontar un resultado ni a la heroica, que ha sido tradición de la casa.

Los béticos plantearon su victoria en jugadas al contragolpe y acertaron. Sólo le faltó acertar con la gran jugada en que Joaquín burló a Courtois y después, con la portería batida, ni chutó a gol ni centró bien para que rematara Loren. Se cruzó Modric y evitó la diana que habría podido ser casi definitiva. También el Madrid estrelló un disparo en el larguero. En el juego, que permitió pocas delicadezas, los anfitriones ganaron la mayoría de los balones en disputa. Zidane, en la segunda, parte para intentar mejorar,  recurrió a Valverde y Mariano además del relevo de Marcelo por Mendy, pero no acertó en las jugadas de peligro. La Liga vuelve a estar encabezada por el equipo azulgrana. Tal y como funciona el presente campeonato tal vez será sólo por una semana.

La vida es eterna en cinco minutos. En la sociedad civil y en el fútbol. Ocurrió en Heliópolis. En jugada que hubo penalti que no llegó a se pitado porque Sidnei sin dudar disparó a gol y marcó el primero de la noche  cuando ya estábamos en los minutos de prolongación en el 48, Sidnei volvió a ser protagonista: derribó a Marcelo. El penalti lo convirtió en tanto Benzema. Esta vez no fue Sergio Ramos, especialista en jugadas a lo Panenka, quien cedió el honor a su compañero. Lo que había sido goce verdiblanco se transformó en decepción cuando faltaba tan poco para llegar a los vestuarios.

En la jugada del tanto verdiblanco, probablemente, los madridistas opinaran que el árbitro debió parar el juego para señalar el penalti lo que no habría dado ocasión a Sidnei a disparar a gol. Ciertamente hubo tan poco espacio de tiempo para tomar decisión tan discutible que lo ocurrido fue correcto, reglamentario y plausible.

Zidane echó mano de Militao para el lateral derecho ante la ausencia forzada de Carvajal y Nacho y sorprendió al renunciar a la ayuda de Valverde, tan importante en pasadas jornadas, para contar con Lucas Vázquez en la banda derecha. El Betis, que llevaba cinco jornadas sin conocer la victoria, salió con todo su ímpetu para doblegar al Madrid. A los béticos les preocupa la cercanía de los puestos de abajo con lo que fervientemente no quieren combinar. Dentro de la firmeza en el centro del campo lo más sobresaliente volvió a ser la ingeniosidad de Joaquín que naturalmente se llevó la mayor ovación de la noche. La mejor jugada sin embargo hubo que adjudicársela a Courtois que hizo una gran parada y con ello salvó a su equipo.

En partido en que los béticos pusieron más entusiasmo que claridad en el juego los madridistas tardaron mucho tiempo en crear apuros a los defensores locales. Uno de estos, Bartra, desaprovechó una gran ocasión de gol al rematar de cabeza por encima del larguero cuando todo lo tenía a favor.

El Betis salvó a su entrenador que tenía encima el rumor de su destitución. Los jugadores, que ofrecieron esfuerzo extraordinario lograron dominar al Madrid teóricamente superior en calidad. La unión hizo la fuerza. Sobre todo, en el segundo tiempo.