Athletic-Real, cuarta final vasca

La final entre dos clubes vascos Real Sociedad y Athletic Club será la cuarta en la historia de esta competición en que participan dos equipos del País Vasco. Este torneo que se jugó antes de que existiera la Liga y designaba al Campeón de España ha tenido diversos nombres a lo largo de su historia. Fue Copa de España, también de la República, posteriormente del Generalísimo y actualmente del Rey.

En 1910, en San Sebastián, campo de Ondarreta, se enfrentaron Athletic de Bilbao y Vasconia de San Sebastián. Ganaron los primeros por 1-0. En el conjunto vizcaíno se alineó José María Belausteguigoitia “Belauste”, autor del famoso grito de la Furia “A mí el pelotón Sabino que los arrollo”. Entre los participantes hubo varios nombres ingleses: Gragham, Burns y Veich.

1913, se enfrentaron en el campo de madrileño de O´Donnell, el Racing Club de Irún y el Athletic. Ganaron los iruneses por 1-0. En aquel Racing jugaron los históricos Patricio, autor del primer gol de la selección española, e Ignacio Arabolaza.

En 1927, los dos clubes iruneses ya se habían fusionado por deseo del Rey Alfonso XIII, quien medió para que acabara la división en la ciudad. Como consecuencia participó el club auténticamente histórico llamado Real Unión de Irún. Este conjunto se enfrentó en el campo zaragozano de Torrero al Arenas Club de Guecho. Vencieron los de la ciudad fronteriza y cabe recordar que el portero fue Emery, abuelo del actual entrenador Unai Emery y entre los campeones actuaron los hermanos Pedro y Luis Regueiro, Gamborena, Echeveste y la estrella de aquellos tiempos, René Petit. Fue cuadro de ensueño de los años veinte. Del mismo surgieron varios futbolistas de la selección nacional.

Ahora los contendientes serán los representantes de las canteras de Guipúzcoa y Vizcaya. El Athlétic, que fue hasta que le arrebató el título de Rey de Copas el Fútbol Club Barcelona, tendrá por adversario  a la Real que aspirar a conseguir con la nueva generación la Copa que ganó e en 1987, el conjunto que empezaba por Arconada y acababa con López Ufarte. La Real ganó en los penaltis, tras el empate a dos tantos al Atlético de Madrid, club que acababa de estrenar la presidencia de Jesús Gil. Fue en La Romareda con actuación magistral de Luis Arconada. En el graderío hubo tres amigos que gritaron entusiasmados lo que acabó siendo eslogan realista: “No pasa nada tenemos Arconada”. Fueron Elías Querejeta que había sido jugador de la Real, Javier Pradera y el luego ministro, Enrique Múgica.