Falló Messi y acertó Courtois

No estaba la Liga en juego porque queda demasiado trecho para tal pronóstico. Es evidente, no obstante, que las confrontaciones entre los dos grandes aportan soluciones ligueras. El Madrid, que llegaba en segundo lugar, vuelve a ser líder. Derrotó al Barça con un marcador que visto lo ocurrido durante el juego no era el más ajustado. Se defendió magníficamente el Madrid en los muchos minutos en que estuvo dominado y consiguió que Messi no solo no marcara, sino que, además, hiciera un partido más que gris. El cambio del partido se produjo en el minuto 56 en que Isco lanzó un disparo impresionante que Ter Stegen resolvió de manera no menos impresionante. El guardameta barcelonista no quiso ser menos protagonista que su colega de enfrente. El Madrid se percató de que no tenía que conformarse con aguantar al contrario y a partir de ese momento cambió la decoración. El Madrid fue más Madrid y el Barça menos Barça. La Liga no se decidió, pero el equipo madrileño se ha vuelto a adelantar, dato a tener en cuenta.

Real Madrid y Barcelona hicieron la apuesta de partida, es decir, se jugaron a ver cuál de los dos poseía más la pelota. Ello tuvo como consecuencia que en muchos minutos el fútbol fuera lento y empalagoso. Ambos equipos se temen más que se respetan. Por ello juegan con toda clase de precauciones. Lo más arriesgado del Madrid fue colocar a Marcelo y Vinicius en la banda izquierda con la que enmarañar a Semedo. Ocurrieron dos cosas tal vez inesperadas: Semedo estuvo más acertado que de costumbre en defensa y ataque y Vinicius llevó en sus pies los avances más temibles, pero justo antes de entrar en el área. Toda su velocidad se esfumaba cuando tenía que dar el último toque, el último pase o intentar el disparo a gol. Pero al fin estalló y con la ayuda de Piqué hizo el primer gol de su equipo.

Las precauciones con que ambos conjuntos afrontaron el juego comenzaron a desaparecer cuando el Barça tuvo la posibilidad de batir a Courtois. Falló Griezmann, desaprovechó su oportunidad  Arthur y frustró en dos ocasiones a Messi. El auténtico héroe de la noche fue durante medio partido el guardameta del Madrid. Sus méritos valieron incluso para la segunda parte porque de no haber acertado de manera tan providencial el partido habría estado resuelto antes de descansar en vestuarios.

Las dos figuras del encuentro fueron Courtois y Messi. Ambos tuvieron protagonismo en las jugadas más decisivas. El argentino parece que ha entrado en otra fase de ineficacia en el gol. Y cuando esto sucede su equipo pierde el compás y desafina.

Posdata. Entre los dos grandes sumaron en las alineaciones del comienzo seis jugadores españoles. En San Mamés, Athletic y Villarreal, veintidós.