El Barça encadena errores

El Fútbol Club Barcelona se ha empeñado en estar en las primeras páginas pese a que sus noticias no son lo mejor del periodismo mundial. El club es noticia porque tiene una directiva que contrata a una empresa con el fin de crear buena imagen al presidente y, al tiempo, echar por los suelos a jugadores y exjugadores de la casa. A nombres tan importantes en la historia de la entidad como Messi, Guardiola, Xaxi y Pujol. El club muestra una vez más su inoperancia en la dirección de la plantilla ha traspasado a Carles Pérez, jugador de la cantera, y ante la falta de delanteros, por las lesiones de Luis Suárez y Dembelé, ha fichado, pagando la clausula, al futbolista danés del Leganés, Martin Braithwater.

El año pasado fichó a Boateng, que no fue siquiera buen suplente y este año se ha gastado dieciocho millones de euros en contratar a un futbolista a quien se adjudican grandes virtudes. Principalmente, la de ser polivalente y ser útil en tres posiciones del ataque. Dicho de otro modo, parece que han firmado un futbolista que puede ocupar los puestos de Suárez y Dembelé. O sea, uno, por dos.

Las gestiones de la secretaria técnica no han sido muy eficaces. Para el puesto se han barajado varios nombres y finalmente se ha beneficiado de la clausula el Leganés, club que se ha de sentir perjudicado porque está en situación complicada en la Liga y después de que el Sevilla le quitara a En-Nesyri se ha quedado sin otro delantero que podía ayudar a mantener la categoría.

Este tipo de fichajes, que en España son permitidos fuera de plazo, por la grave lesión de un miembro de la plantilla, no gustan a la FIFA y sin que medie impedimento alguno para tal clase de operaciones convendría examinar sus consecuencias. Con ellas se puede perjudicar gravemente al club a quien pagan la clausula de rescisión. Sobre todo, porque no le está permitido recuperar el puesto perdido con otra contratación. Estas soluciones son claramente gravosas para los clubes modestos. Toda la ventaja es para los poderosos. En el caso barcelonista clama al cielo que eche de casa a jugadores potencialmente válidos y por tal error perjudique a un tercero.

Posdata. La afición del Atlético se ha emocionado al ver a su equipo ejercer con plenitud su espíritu guerrero. El Liverpool, campeón de Europa y líder indiscutible en la Premier, no pudo justificar sus valores.