Se fue Villa, un número uno

David Villa, máximo goleador de la selección nacional, se acaba de retirar definitivamente tras haber consumido sus últimos años en Estados Unidos y Japón. Ha dicho adiós junto a su amigo Andrés Iniesta, dos nombres señeros en La Roja. Villa ha dicho adiós en una jornada en la que ha vuelto a levantar un trofeo. Ha dejado el fútbol activo aunque continuará ligado a este deporte ya que ha anunciado su intención de patrocinar un club en Estados Unidos. El fútbol es tal veneno para algunos que nunca encuentran el antídoto con el que librarse de la adicción.

David ha sido durante toda su carrera profesional un ejemplo en cuanto a su protagonismo en las áreas contrarias. Sumó más goles que nadie en la selección a pesar de que durante un tiempo algunos medios madrileños tardaron en reconocerle tal mérito porque sustentaban la idea de que por delante estaba el madridista Raúl. A Villa le faltó fortuna en alguna ocasión para que se le reconocieran sus valores. Sucedió en la Eurocopa en la que el gol último fue del colchonero Fernando Torres. Para llegar a la diana de la Eurocopa había sido preciso que Villa fuera el más eficaz de los goleadores. En ocasiones la fortuna juega en contra. Por ejemplo, después de haber sido el artillero más eficiente, el que había posibilitado el pase a la final, lo que queda de sus pasos por la selección son dianas logradas por Torres e Iniesta. Le faltó la guinda. A los cincuenta y nueve tantos que se anotó.

Villa acabó siendo el hombre que más tantos ha marcado con la camiseta nacional. En la historia de esta clasificación no se puede olvidar que el de mayor porcentaje de acierto fue el vasco Isidro Lángara que en doce partidos marcó diecisiete goles. La Guerra Civil lo apartó de las competiciones nacionales y se quedó con la marca que siempre le distinguió. También es cierto que en los tiempos de Lángara el equipo nacional disputaba muy pocos partidos al año y en  la época actual la participación con La Roja es casi tan frecuente como la de los clubes que participan en torneos internacionales..

Villa se ha ido dejando una estela de buen comportamiento, de jugador que puso todo su empeño en los clubes en que actuó, Sporting, Zaragoza, Valencia, Barcelona y Atlético de Madrid guardan buen recuerdo de sus habilidades como rematador. No ha sido solo un hombre gol. Su participación en el juego también fue siempre importante. No era solo el ariete que espera la ocasión para disparar a puerta. Antes ya había participado en la creación de la jugada del tanto.

Posdata. Villa se va con este  historial: un Mundial, una Eurocopa, un Mundial de Clubes y una Liga de Campeones y una Supercopa de Europa, con el Barcelona; tres Ligas con este mismo club y una con el Atlético; tres  Copas del Rey con Zaragoza, Valencia y Barcelona y tres Supercopas de España con Zaragoza y Barcelona (dos) y la Copa del Emperador de Japón.