Hay epidemia de entrenadores

Una encuesta entre socios del Barcelona ha dejado a Valverde a los pies de los caballos. El 80 por ciento ha opinado que no debe continuar en el club la próxima temporada pese a que tiene contrato por uno más si bien las dos partes contratantes pueden decidir el final sin llegar a término. El entrenador barcelonista, pese a tan rotunda visión, no debe considerarse una excepción. En lo que va de temporada ya han sido destituidos veintiocho entrenadores entre las ligas italiana, inglesa, francesa, alemana y española. La noticia tal vez más sobresaliente, al margen de los nombres de algunos de los despedidos, es el contrato que ha firmado Robert Moreno, exseleccionador español circunstancial, por el Mónaco. Deseaba entrenar y ha tardado muy poco en encontrar trabajo. Ahora se le presenta la ocasión de demostrar que su estancia en La Roja, que fue bastante satisfactoria, no fue casual.

Valverde hace tiempo que no cuenta con el aplauso general de la grada del Camp Nou. Ha ganado dos Ligas, pero ha perdido lamentablemente dos eliminatorias de Liga de Campeones. Las dos derrotas han dejado huella. Para los socios barcelonistas la Liga nacional ya no es el gran objetivo. Tampoco lo es la Copa, entre otras razones, porque la última la perdieron con el Valencia en Sevilla.

Con el actual técnico el juego barcelonista no ha gustado ni aun cuando le ha sonreído el triunfo. Empatar en casa con el Madrid ha sido el último gran disgusto a pesar de que le saca dos puntos en la clasificación. Al equipo le cuesta ganar los partidos frente a los menos fuertes del campeonato. Al final de la película quedan dos imágenes por encima de todas: las paradas de Ter Stegen y los goles de Messi.

El fútbol que practica el equipo azulgrana no se parece en nada al de campañas anteriores. Mejor dicho, al de entrenadores precedentes. El Barça ha perdido el juego que lo hizo admirable. Ya no hay posesión del balón como norma general. Las dudas en las alineaciones son constantes y tener que recurrir a un niño de dieciséis años, Ansu Fati, como ha sucedido es síntoma de que nada hay consolidado.

Valverde, pese a la encuesta del “Mundo Deportivo”, no corre peligro por ahora. La directiva lo mantendrá hasta el final de temporada. De momento ya están haciendo quinielas sobre quién ha de ocupar el banquillo. La decisión, aunque no anunciada, probablemente, está tomada.

Posdata. El Espanyol ha fichado a Abelardo, salvador del Alavés en situación precaria, y se suspira porque haga lo mismo en Cornellá-El Prat. Esta vez es mucho más difícil. Casi imposible.