Sin fútbol faltan polémicas

Los días sin futbol no son  divertidos. Sin VAR al que denostar, sin resultados sorprendentes sobre los que levantar insidiosas campañas y sin que se concreten los deseos de fichajes que han de resolver los problemas en la segunda parte de la Liga, acabamos por recurrir a rocambolescas jugadas mediáticas sobre las que polemizar. Siempere hay, sin embargo ocasión para comentar cuestiones que levantan ampollas en determinados clubes y decisiones sobre algún fichaje que se considera necesario. Pero todo, al final cosas de poca monta en  días de asueto.

En el Madrid, ni siquiera rescatando el enfado con el VAR merece la pena debatir algo que no sea el papel que está desempeñando el equipo. Lo ocurrido en el Camp Nou, partido que debió ganar, ha servido para difuminar los males que afectan al conjunto. Al comienzo de temporada ya se constató que se habían contratado suplentes en lugar de titulares. Por ejemplo, pensar en recuperar los goles de Cristiano con Jovic ha resultado error. Está ocurriendo que lo mejor ha sido la recuperación de Kroos que está por encima  de la temporada anterior y se nota sobremanera el mando de Benzema. Zidane, tras los comienzos titubeantes, ha acabado por confiar en la vieja guardia y prueba de ello es la participación de Isco, que ya no es jugador sólo para momentos circunstanciales, sino que también se puede confiar en él para llevar el timón en la zona de creación del juego de ataque.

En Madrid, mejor dicho Zidane, sigue añorando a Pogba y sospecho que Florentino Pérez tiene sus sueños puestos en Mbapee a quien llegan mensajes subliminales sobre cuál puede ser su  más esperanzador futuro.  A los grandes futbolistas se les ha metido en la cabeza que para ganar el Balón de Oro hay que estar en el Madrid. Luchar contra Messi sólo se puede hacer vestido de blanco. Prueba de ello es  Cristiano, que pese a estar en un gran club como la Juve, no pinta lo mismo.

Posdata. El Atlético de Madrid  no quiere resignarse a ser tercero en discordia y anda tras los pasos de Cavani. También le falta gol.