Peor Madrid y Atlético

El Barcelona y el Valencia han tenido mayor fortuna que Real Madrid y Atlético en el sorteo de los octavos de final de Liga de Campeones. Al primero le corresponde medirse con el Nápoles y al segundo con el Atalanta. Dos españoles contra dos italianos. Al Madrid le ha caído en desgracia el Manchester City que dirige Pep Guardiola y al Atlético le ha caído encima el actual campeón, el Liverpool. Aquí no se ha tratado de bolas frías y calientes como se presumía antaño. Lo sucedido no tiene otra explicación que el hecho de que catalanes y valencianos han acudido a la cita con los bombos en el primero de los grupos, en el de los campeones de su fase. Los dos madrileños han sido segundos y ello los ha condenado a exponerse a que el enfrentamiento fuera con uno de los del primer bloque y, evidentemente, con uno de los que han tenido mejor clasificación. Los emparejamientos tienen, además, el problema de que los del bombo uno juegan el segundo encuentro en casa y los del dos, no disponen de lo que siempre se ha considerado ventaja ya que el partido de vuelta en casa ofrece más garantías para la remontada si ello es menester.

Al margen de ventajas y desventajas los dos emparejamientos más emocionantes han de ser los que traen a Madrid a dos grandes equipos y sobe todo, el que dirige Guardiola porque en ello hay más morbo. City y Liverpool cuentan con jugadores que por su sola presencia va a merecer acudir a los estadios. Conceder notorias ventajas a Barça y Valencia es propio de esta clase de pronósticos, que la mayoría de las veces únicamente sirven para calentar motores porque a la hora de la verdad no hay favoritos por mucho que pese el nombre.

El Liverpool es líder en su campeonato y el City es tercero a catorce puntos de la cabeza. Guardiola ni echando el lazo tiene posibilidades de ser alguien este año. El Atalanta es sexto a once puntos del líder y el Nápoles es octavo a dieciocho puntos de la Juve. De los cuatro adversarios únicamente el Liverpool sigue haciendo méritos para ser campeón en Inglaterra. Lo realmente malo ha sido la eliminatoria del Atlético. Los otros tres pueden ganarse el pan de los cuartos de final. En la ronda siguiente ya son posibles los enfrentamientos entre equipos del mismo país. Será entonces cuando suba la temperatura.

Posdata. Courtois se ha ganado el respeto del Bernabéu porque aunque cometa errores se le ha concedido el valor del empate en Mestalla con su remate de cabeza que llevó a Benzema a marcar en el último suspiro.