Las “Guerreras” caen por una francotiradora

La selección femenina de balonmano se habría dado por satisfecha con clasificarse para las semifinales del Mundial. Alcanzar la final era casi un sueño y la pudo ganar. Perderla ha sido pesadilla. Después del gran esfuerzo para llegar a los segundos finales con empate ante Noruega, el modo en que llegó la derrota fue para llorar porque fue caso de gran injusticia. Una francotiradora francesa aplicó el reglamento a su manera y lo que pudo haber sido la última jugada para España o el empate y la prórroga en el peor de los casos, se convirtió en penalti y expulsión de Ainhoa que interceptó el pase de la guardameta nórdica con un gran salto. Lo hizo fuera del área por lo que no hubo infracción. La señora que dirigía el juego no advirtió que el salto de la española había sido correcto y por ello, erróneamente, aplicó el reglamento para los casos de falta flagrante. Y así se escapó la posibilidad de la última jugada o al menos la prórroga en la que la lucha habría sido épica dado el carácter de las jugadoras españolas, que incluso ni en los minutos en que el marcador fue muy favorable a las adversarias, bajaron los brazos y se conformaron con la derrota.

Fue unánime la opinión de árbitros y técnicos españoles e incluso jugadoras y jugadores, que casi como consuelo recurrieron a echar en falta que en un mundial de balonmano no exista también la tecnología tipo VAR mediante la cual se puede subsanar un error arbitral como este. Con la aplicación de la tecnología en caso de duda tan importante, nada menos que se decidía el campeonato, habríamos comprobado que la decisión arbitral no era la más adecuada.

Al margen de la dolosa y dolorosa derrota no debemos olvidar el mérito de las llamadas “Guerreras” que han firmado un torneo extraordinario y han conseguido el puesto que han envidiado el resto de las selecciones participantes. Que las chicas de balonmano lleguen a una final y hasta se las venza de manera tan escandalosa, no quita para que una vez más apreciemos el valor que están teniendo las deportistas españolas Ya no son victorias esporádicas, gestas sorprendentes. Las nuestras se codean con las mejores el mundo en especialidades que hace unos años ni siquiera habríamos podido imaginar. También en balonmano están a la altura de las mejores. También en balonmano son ejemplo para las muchachas que aspiran a logros de los que se puede vanagloriar todo un país.

Posdata. El VAR del fútbol tampoco resuelve todas las dudas. Verbigracia: los partidos del Metropolitano y de Anoeta. Si los árbitros se llaman andana, los del VAR, también.