Nadal y Bautista, dos ejemplos

Rafa Nadal ganó el punto final con lo que se conquistó la Copa Davis. Era lo que se esperaba. Sergi Bruguera, capitán del equipo, se la jugó al alinear a Roberto Bautista que venía de enterrar a su padre. Tuvo plena confianza en el jugador de Benlloch y éste respondió de acuerdo con lo que humanamente tal vez no es exigible. Fue una final jugada hasta el último suspiro. Fue jornada en la que hubo que sufrir hasta comprobar que Roberto se iba haciendo el ánimo y superando a su adversario. Fue sesión en la que había que esperar a Nadal para el punto definitivo y no falló.

No resultó jornada tranquila porque los canadienses, jugadores de estirpe rusa y balcánica lucharon como se esperaba. Seguramente se habían hecho a la idea de llegar al partido de dobles y por ello hicieron debutar al joven Auger. La táctica era ganar este punto a sabiendas de que lo probable es que se perdiera el que iba a ganar Nadal. Fallaron los cálculos porque el castellonense superó las incógnitas que se le suponían por su estado de ánimo, que acabó siendo fuerte y a la hora de la verdad Nadal sufrió más de los esperado y ganó apuradamente en el desempate con Shapovalov.

En la jornada de semifinales hubo más ambiente favorable al equipo español. En las gradas una orquestina levantó el ánimo constantemente con la interpretación de “Paquito el Chocolatero” y en la final tuvo que ser Nadal quien pidiera la colaboración de los espectadores. Hubo minutos en que se notó mucho más la hinchada canadienses que hasta llegó con un bombo como si la estirpe de Manolo el del Bombo se hubiera extendido por el mundo.

Costó ganar porque los canadienses pusieron todo su empeño en los saques fuertes y profundos y en el hecho de que en la altitud de Madrid la bolas vuelan mucho más que cuando se juega en canchas como Barcelona, Mónaco o Roma. La pista, además, no permite alegrías. Hay que jugar en plenitud desde el primer saque.

Fue casi angustioso que Nadal tuviera que llegar a la situación de jugársela en los momentos del desempate con Shapovalov cuya mejor virtud está en su movilidad, la facilidad de desplazamientos  y la dureza de sus golpes. Tanto que hasta tuvo que utilizar tres raquetas porque en dos de ellas rompió el cordaje. Nadal tuvo que esforzarse al máximo porque en ningún momento se vio en superioridad. Su mérito estuvo en soportar una vez más la potencia física de un adversario que para complicarle más es también zurdo con lo que las pretendida ventaja de Nadal en esta condición no se daba.

España ha ganado ya seis Copas Davis. Lo ha hecho con una generación de tenistas que ha creado ganadores en la que han estado los Costa, Bruguera, Ferrero, Ferrer y  Alex Corretja, entre otros. Nadal, que es el enlace entre ambas generaciones, está casi obligado a ser quien de la alternativa a los que están por llegar. Mientras esté en juego habrá plenas garantías.

Posdata. Se ganó la Copa Davis y Jon Rahm se adjudicó la Carrera hacia de Dubai, Un torneo y una clasificación final. Dos trofeos carísimos y cinco millones de dólares, No estuvo mal el domingo.