Miami, perjuicios a terceros

Las disputas entre la Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional vienen de antaño. No son nuevas nacieron desde el momento en que fue creada la Liga como estamento independiente de la Federación. Antonio Baró Armengol, que fue un caballero, no pudo entenderse con Ángel María Villar. Éste tampoco se alineó con Javier Tebas quien tampoco tiene relación cordial con Luis Rubiales. Hay problemas derivados de las ambiciones de mando y a ello hay que añadir las cuestiones económicas que ambas instituciones pretenden elevar a las máximas cifras posibles. Por ello la Supercopa espuria de este año se jugará en Arabia Saudí y la Liga pretende que Villarreal y Atlético de Madrid jueguen su partido de liga en Miami. La primera excursión ya se dio en la pasada campaña cuando la Supercopa se jugó en Tánger.

El pleito está ahora en Miami como el año pasado en el que Tebas pretendió llevar el partido, presumiblemente de exhibición catalanista, a Miami con Girona y Barça. Esta vez no hay concomitancias políticas, mas hay, evidentemente, una cuestión que puede considerarse manipulación de la competición porque el Villarreal de disputarse este partido en Miami perdería la ventaja de jugar en campo propio. Estadio neutral es una variación competitiva que puede tener consecuencias evidentes para la clasificación final. Probablemente en contra del club villarrealense y a favor del madrileño. El resultado, inevitablemente, podría afectar a terceros.

La Federación se escuda en el argumento de que la FIFA no permite que se disputen encuentros oficiales fuera el territorio nacional como es el caso del Villarreal-Atlético. La Supercopa, que no tiene nada que ver con las clasificaciones, y que únicamente contiene beneficios económicos está fuera de las prohibiciones de la FIFA.

Posdata. El Guaje Villa, máximo goleador de la selección española, ha anunciado su retirada. Deja buen recuerdo. Detrás, gran historia balompédica y entrañable comportamiento humano.