Piqué, gran hombre de negocios

Gerard Piqué está compaginando el fútbol con los negocios. Se ha convertido en el organizador de la nueva Copa Davis y su nombre ha aparecido como mediador en la celebración de la espuria Supercopa de España que tendrá por escenario Arabia Saudí. Esta competición, anómala por varias circunstancias, que se sacó de la manga el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha contado con la participación del jugador barcelonista en la designación de la sede. En Yeda se enfrentarán Valencia Campeón de Copa, Barcelona Campeón de Liga y los invitados al festejo Real Madrid y Atlético, que no tenían ningún derecho a jugar un torneo oficial para el que no se habían clasificado.

En las operaciones preliminares, en la designación del país saudí, ha intervenido Piqué y dada su característica de hombre de negocios forzosamente ha surgido la duda de las circunstancias por las cuales estuvo en el ajo. El presidente federativo español ha afirmado que de su caja no ha salido un euro para pagar los servicios prestados. Claro que ha dejado en el aire la posibilidad de que haya sido el país organizador el que le haya puesto en la mano los dineros ganados en su mediación.

La designación de Arabia Saudí se decidió pese a que había otros países del área que optaban a organizar evento tan disparatado reglamentariamente. Los dineros han tapado lo que puede considerarse, al menos, prevaricación. La Federación ha puesto en la agencia Kosmos de Piqué una fórmula nueva que se ha saltado a la torera la reglamentaria, la que estaba aprobada antes de que comenzaran los campeonatos pasados. Lo aprobado era partidos entre los dos campeones, pero jugar fuera de casa da muchos más dineros y en ello hay una discriminación hacia el campeón de Copa el Valencia. Su derecho a jugar al final con el Barça le va a proporcionar menos dinero que a éste y Madrid y Atlético. Se ha aprobado un baremo de acuerdo con la categoría de los cuatro, pero en ello no se ha tenido en cuenta la razón por al cual se juega la Supercopa. La Federación cambió el sistema. Es como si al final de campeonato dijera que se anulaban los goles marcados de penalti o tontería similar y con ello se cambiaba la clasificación. El Valencia ha aceptado el trágala. Está dirigido desde Singapur.

Posdata. Piqué debe prepararse para que en el Camp Nou relacionen sus fallos futbolísticos con sus dedicaciones extrafutbolísticas.