Las mujeres futbolistas reclaman derechos

huelga

Las mujeres futbolistas han llegado a convocar en las gradas de un estadio a sesenta mil personas. No es frecuente y casos así son excepcionales. Los partidos de Segunda B, aunque se celebren en campos de sus mayores, nunca llegan a disfrutar de audiencia similar. El futbol de las mujeres no es todavía espectáculo de masas y, sin embargo, dado que las comparaciones suelen ser odiosas convendría no hacerlo con encuentros de Tercera División y Segunda B. Las cifras de asistencia a tales partidos no son muy superiores a los que protagonizan las chicas. Aunque se tuviera que hacer un baremo por el público asistente las futbolistas no estarían por debajo de las que practican deportes como bádminton, halterofilia o yudo y, naturalmente, a nadie se le puede pasar por la cabeza minusvalorarlos.

Las mujeres han dejado de ser invisibles en muchas especialidades y se da la circunstancia de que ha costado más en el fútbol porque este deporte estuvo casi perseguido. Hubo incluso opiniones descalificadoras parecidas a las que padecieron las atletas. El fútbol estaba dentro del núcleo de disciplinas que según las normas de la Sección Femenina, y de su gurú el doctor Vallejo Nájera, masculinizaban.

Las jugadoras de fútbol han opuesto pies en pared porque reclaman convenio colectivo. Piden que se las considere iguales a los hombres en algunos aspectos sin entrar naturalmente en equiparaciones. Las chicas reclaman, entre otros derechos el de poder ser madres y sueldo fijo anual.

Se han declarado en huelga como lo hicieron años atrás los futbolistas que acabaron creando la Asociación Española de Futbolistas (AFE) que se tornó en su sindicato y mediante el cual fueron obteniendo derechos que se les negaban. José Cabrera Bazán, catedrático de Derecho Laboral y Joaquín Sierra Quino, jugador que se declaró en rebeldía, acabaron creando la AFE. Las chicas están en proceso parecido y habrá que tener en cuenta algunas de sus reivindicaciones. Y sobre todo, su organización tendrá que contar con mayores apoyos económicos. Su problema será obtener fuertes patrocinios. Al margen de ello sus derechos son indiscutibles. Llegar al acuerdo ayudará al crecimiento de este deporte en su faceta femenina. En el pasado Mundial todos seguimos sus actuaciones como si se tratara de La Roja de los grandes profesionales.

Posdata. El Granada es líder de Primera. Empieza a protagonizar grandes actuaciones como aquél que empezaba por Floro; Millán, González.

Sobre el autor de esta publicación