El Madrid se enmendó en Estambul

Zidane y Simeone calmaron a las huestes. El Atlético venció al Leverkusen sin hacer un gran partido, pero se afianzó en la clasificación. El Madrid con novedades en el equipo, con la incorporación de Rodrygo, la sustancial mejora de jugadores como Kross y la aparición de Hazard, salvó el importante escollo del Galatasaray. Una derrota lo ponía en dificultades para seguir en la competición. Los dos equipos madrileños alcanzaron el triunfo y quien salió mejor parado fue Zidane al que se le habían vaticinado negras nubes si perdía en Estambul.

Los días previos al encuentro lanzaron al mercado la inestable posición de Zidane. El entrenador necesitaba ganar para que los malos resultados de encuentros anteriores en Liga de Campeones no ahondaran la diferencia con los puestos que dan paso a la siguiente ronda. Con la derrota del Brujas en su campo las posibilidades de seguir adelante crecieron. Ganar en Estambul era fundamental

Rodrygo tuvo su oportunidad y ahora pondremos en cuestión si debe jugar él o hay que recuperar a Vinicius. Valverde parece asentarse en la zona media y habrá que ver qué decisión adoptará Zidane cuando Modric recupere la buena forma física. Tardó pocos minutos el Madrid para tomar ventaja. Una jugada en la que apareció Hazard sirvió para que desde la segunda fila Kross marcara el gol que dio tranquilidad al equipo.

El triunfo se fue fraguando gracias a tres magníficas intervenciones de Courtois que evitaron que el Galatasaray empatara y tomara ventaja en el marcador. El belga hizo el mejor partido desde que fichó por el Madrid. Tal vez hizo olvidar definitivamente a Keylor Navas.

Los socios del Atlético de Madrid no están muy satisfechos con su equipo. Se ha convertido en conjunto de 1-0 y, afortunadamente la victoria ante el Bayer Leverkusen, aunque cortita, como suele, da más aire en Liga de Campeones. Sin juego que entusiasme es lógico que los colchoneros se pregunten cuales son las señas de identidad. Cholo Simeone ha impuesto un tipo de fútbol aguerrido y con escasas concesiones al buen toque a la bien entramada jugada. La presencia de Parejo con el Valencia causó sensación, y no solo por el gol, sino porque en la casa rojiblanca hace años que no se tiene visión para contratar a un futbolista como él. Falta quien lleve el mando. El Atlético se ha quedado con Thomas como director de orquesta y este voluntarioso futbolista posee muchas virtudes pero no es poseedor de visión artística.

Simeone se ha convertido en el gran protagonista del equipo. Habrá que preguntarse si imparte algunas directrices antes del partido ya que por lo que se ve todo su libro de instrucciones lo reparte durante el juego. Da la impresión de que con su actitud la victoria es suya y la derrota, de los jugadores, que no le acaban de hacer caso a pesar de sus esfuerzos por hacerse notar.

La apuesta por Morata en la segunda parte fue el mayor acierto del Cholo porque la potenciación del ataque sirvió para hallar el tanto que crearon Lemar y Lodi y Morata de cabeza envió el balón a la red.

Madrid y Atlético lograron dos victorias que sirven para restar malos humores entre sus seguidores.