Mourinho, amenaza para Zidane

Ya hemos entrado en los días en que se anuncian despidos de entrenadores. La proximidad de las Navidades suele anunciar la carencia de turrones para determinados técnicos. El del Leganés Mauricio Pellegrino, ya ha pasado al grupo de los cesantes. Le precedió Gallego en el Espanyol. Fran Escrivá está pendiente de un hilo en el Celta y lo más dramático es el hecho de que en el Madrid se insista en el nombre de Mourinho como futuro poseedor del banquillo del Bernabéu. Hasta tal punto se habla del portugués que el capitán del equipo Sergio Ramos ha salido a la palestra para pedir al club que anuncie su confianza en Zidane con el fin de que terminen las especulaciones sobre su futuro inmediato.

El primero en caer fue Marcelino aunque su despido no se debió a malos resultados sino a sus declaraciones mediante las cuales ponía de manifiesto que el club no estaba favoreciendo la composición racional de la plantilla. Tras él salió el director técnico, Longoria y ahora el club está estudiando el modo de darle la boleta a Mateu Alemany. Lo del Valencia es caso aparte. Lo más sorprendente es, sin duda, que se ponga en duda la permanencia de Zidane.

Lo que sucede en el Madrid no es sólo la permanencia o despido de Zidane Al tiempo se está cuestionando la validez de algunos jugadores. En la lista de futbolistas puestos en cuestión los hay veteranos y recién llegados. Entre los miembros de la casa está Isco. Nunca ha sido jugador aceptado mayoritariamente. Siempre ha tenido idas y venidas con los distintos entrenadores. Se creía que iba a ser el faro de la selección y sus largas ausencias lo han invalidado incluso para el Madrid. No salió bien parado de Mallorca y con él está Jovic cuya portación en la delantera ha sido insignificante. El Madrid fichó este año varios futbolistas destinados a la suplencia. Su gran estrella, Hazard, aún está por demostrar las grandes cualidades que le fueron reconocidas ante de su llegada.

El Madrid, como equipo, y Zidane, como técnico, se la juegan contra el Galatasaray. El club precisa ganar en Liga de Campeones porque estar al borde del pase a Europa Liga pone de los nervios a toda la institución.

Posdata. En Barcelona hay menos dudas respecto de Valverde. El liderato ha sido alivio.