Rubiales y Tebas juegan a exportadores

Javier Tebas, presidente de la Liga, es partidario de las excursiones para fomentar en América la competición española y con ello lograr mejore patrocinios y, en consecuencia, más dineros para los clubes. Luis Rubiales, presidente de la Federación, también juega a fomentar la presencia de los equipos españoles allende los mares porque ello también da dinero. Tenemos dos presidentes que piensan más en el rendimiento económico que en el deportivo.

Tebas quiere un Villarreal-Atlético en Miami. La idea es jugar en Florida. Ya la tuvo con un Girona-Barça que tenía toda la pinta de ser exaltación de los valores que patrocina Quim Torra. Rubiales ya sacó de España una final que se disputó en Marruecos y ahora tiene entre manos que la Supercopa que se ha inventado se dispute en Arabia Saudí, Qatar u otro país de la misma área.

Tebas está empecinado en su idea de jugar encuentros oficiales en Estados Unidos, país en el que crece el fútbol de mujeres y menos el de hombres. Hacer la guerra en USA es difícil porque allí gustan más los deportes que se juegan con las manos. El problema de la excursión lo plantea Rubiales porque cuenta en su haber con el asunto deportivo según el cual es desvirtuar la competición cuando un equipo en lugar de jugar en casa lo hace en campo neutral.

Miami tiene serios inconvenientes porque la FIFA no es partidaria de conceder permisos de este tipo ya que los torneos nacionales han de disputarse en el propio país. Además son cinco estamentos los que han de dar su conformidad. Tebas lo tiene muy difícil. Los de Rubiales es capítulo aparte.

La Supercopa de España la deberían disputar, como se ha hecho hasta este año, el campeón de liga, Barcelona, y de Copa, Valencia. Rubiales se ha saltado a la torera la norma establecida y en lugar de proponer nueva fórmula para años posteriores la ha implantado por la fuerza. Ha hecho que el Valencia pase por el trágala de enfrentarse a Madrid y Atlético que no estaban en la Supercopa. El Valencia protestó, pero sin levantar la voz.

Villarreal y Atlético han dicho sí a la excursión a Miami. Ambos clubes consideran conveniente aceptar la propuesta. Les gusta la experiencia y, seguramente, los dineros que serán golosos si el señor Tebas, con el contrato que firmó con una empresa estadounidense, logra que ambas entidades se sientan debidamente recompensadas. Manda el dinero. El deporte importa menos.

Posdata. El fútbol está manejado por mercaderes y en sus negocios tienen poca presencia las mujeres. Les regatean el convenio colectivo.