La Liga renueva ídolos

En los mejores momentos del Real Madrid de hace tres años todos los medios informativos ponderaron las magnificas prestaciones del equipo B. Zidane echó mano de los llamados suplentes y hubo momentos en que se prefirió la alineación de la segunda fila. Contra Osasuna, el equipo cambió de manera radical y aunque el resultado final no fue para echar cohetes si hubo motivos para celebrar la participación de algunos de los que estaban oscurecidos o ni siquiera habían aparecido en el primer equipo. En el primer caso estaba Vinicius que marcar un gol le produjo tal alegría que de la misma brotaron lágrimas. El jugador celebró reencontrarse a si mismo. Y en eso llegó Rodrygo que ni siguiera es titular en el Castilla con Raúl de entrenador. Su aparición fue tan espectacular, que además de marcar un gol de gran futbolista, creó una cuestión tan inesperada como sorprendente ya que se comenzó a discutir sobre la diferencia de calidad de ambos jugadores. Los dos brasileños se hicieron con el beneplácito del público que empieza a creer más de lo que había hecho en las temporadas anteriores. Ahora, ya no está sólo la ilusión de mejorar clasificaciones, sino que, al tiempo, se plantean las apariciones estelares de jugadores que han de levantar emociones en el futuro inmediato.

La Liga presente tal vez acabe definida por la renovación en la orla de las grandes estrellas. En el Barcelona están viviendo el entusiasmo de la aparición de Ansu Fati que con solo dieciséis años empieza a contar con tantas bendiciones como en otros tiempos tuvo Lionel Messi antes de llegar a la consagración. El fútbol necesita cambios en el panorama de los estrellatos. Llevábamos años en que únicamente se discutía sobre Messi y Cristiano. El triunfo de la selección Sub-21 aportó nombres que aunque ya habían figurado en clubes importantes todavía no se les había aplaudido en citas importantes.

En Valencia han puesto todas sus ilusiones en el coreano Kang In que tras haber sido declarado el mejor del mundial Sub-20 reclama en Mestalla protagonismo. De lo que está sucediendo no tardaremos en hacer comparaciones sobre la calidad de los dos citados madridistas. Ansu Fati y Kang In. La ventajas para el Madrid está en su condición de club con lo que podrá obrar con libertad para mantener a sus nuevos ídolos. Lo mismo va a suceder en Barcelona con Ansu Fati. No ocurrirá lo mismo en Valencia donde hay sociedad anónima y el accionista mayoritario quiere relanzar en el mercado al coreano para hacer negocio. Las aspiraciones de Florentino Pérez y Josep María Bartomeu son las mismas que las de Peter Lim.

Posdata. Lidia Valentín ha vuelto a subir al podio en halterofilia. Y lo ha hecho con medalla de bronce y de plata. Es apuesta segura para los Juegos de Tokio.

Sobre el autor de esta publicación