El Barça aprobó, pero sin nota

villarreal_opi

Uno de los grandes tópicos de las crónicas futbolísticas de antaño decían: “Partido de dos partes muy diferenciadas”. Y tal ocurrió entre Barça y Villarreal. Del juego pausado y a veces contemplativo de la primera parte se pasó a la rapidez y los ataques ante ambas porterías. Dembelé y Ansu Fati animaron a los azulgrana y el mayor ímpetu villarrealense con Ekambi y Moi Gómez hubo momentos en que se presumió que habría nuevos goles.

Era tarde de exámenes. El Camp Nou sometía al Barça a la prueba del algodón. Los fracasos fuera de casa precisaban actuación que fuera reconfortante. El equipo se puso muy pronto en ventaja y ello facilitó la tranquilidad al ambiente. Griezmann necesitaba dar mejor imagen, justificar los 122 millones de euros de su coste. Era importante que la alineación con el francés, Suárez y Messi, tridente de grandes posibilidades goleadoras creara entendimiento, que el recién llegado encontrara las bendiciones de los mandamases. En el sexto minuto del partido Messi sacó el córner y Griezmann metió la cabeza y marcó su primera diana en combinación con el argentino. Hubo más: Lionel abrazó al francés y ello dio sensación de que ya se había producido la buena acogida.

Los exámenes no se ceñían solo a los citados. Era también oportunidad para que Arthur consiguiera el aplauso de la grada ya que el del entrenador lo tiene en cuentagotas. El brasileño es fundamental en la creación del juego barcelonés. Además en tarde d exámenes sometió a prueba a Asenjo quien ya había tenido poca fortuna en el primer gol y desde fuera del área lanzó potente disparo que el guardameta del Submarino saludó aunque no fuera afectuosamente. En Villarreal se había producido la polémica sobre quien debía ocupar la portería y Andrés no estuvo feliz y por ello recuperó Asenjo la titularidad. En esta ocasión tampoco fue el portero de otros años. No está Ter Stegen en situación en que deba someterse al análisis y Cazorla lo puso en evidencia. Disparó también desde lejos, desde muy fuera del área y el alemán, salvador otras veces no estuvo acertado y facilitó que el encuentro tuviera cierta emoción ya que la distancia de un solo gol siempre obliga a tomar precauciones. Una vez más quedó constancia de que uno de los mayores errores del fútbol de ataque del fútbol actual es la falta de decisión para tirar a gol desde fuera del área. En el Camp Nou hubo dos dianas espectaculares.

Messi, lesionado de nuevo, dejó plaza a Dembelé. El juego de la segunda parte comenzó con más velocidad, con más aperturas por las bandas, mayor verticalidad y en ello tuvo que ver el arranque de Dembelé. El Villarreal, que en la primera parte tocó mucho balón, pero creó poco peligro salvo el tanto de Cazorla, se animó a llegar con más posibilidades ante Ter Stegen.

El resultado favorable al Barça no se afianzó fácilmente. El Villarreal buscó el empate y no lo logró. Le faltó más ansia en la primera parte. El Barça mostró la inconsistencia que le ha permitido, hasta ahora, ganar en casa y dar sensación de impotencia fuera

Sobre el autor de esta publicación