En el Madrid, muchos culpables

Las derrotas siempre necesitan culpables. Los tres goles que el Madrid encajó en París necesitan una sesión de terapia colectiva con el fin de que dentro de la entidad se requiera calma porque lo sucedido no puede pasar inadvertido. Lo ocurrido en el Parque de los Príncipes no es el primer grave tropiezo del Madrid. Con Zidane, los entrenadores son los primeros en contar para los malos tragos, el equipo ha tenido precaria pretemporada y está metido en grandes dudas en la Liga. Y no digamos en Europa.

Fue dolorosa la derrota ante el Atlético de Madrid por vergonzante. Recibir siete goles debió ser aviso para navegantes y se trató de que pasara sin que por ello se anunciaran medidas importantes. En Liga no ha habido momentos de gran felicidad. En Villarreal empató porque los locales no supieron defender su ventaja en los últimos minutos. Contra el Levante, en el Bernabéu, se acabó angustiosamente y de acuerdo con las viejos manuales, pidiendo la hora.

Tales precedentes no deben tomarse a beneficio de inventario. Queda el recurso de decir aquello de que estamos a comienzos de temporada y que nada está perdido. Efectivamente, todo acaba de empezar y hay mucho tiempo y muchas competiciones por delante para rectificar. No obstante, por encima de tales consideraciones el club debe hacer análisis de la plantilla que posee.

En el equipo hay jugadores que están pasados. Hay algunos que ya están para ocupar más banquillo que presencia en el césped. En meses anteriores en el club se ha mareado la perdiz con el fallido fichaje de Pogba y el número de circo con que se tratado el asunto Neymar. Y con ello, además, el club ha tenido que recuperar a Bale y James que estaban en la puerta de salidas y ha vendido a Keylor Naves, el portero de tres copas de Europa. Courtois no pareció en París el portero de los grandes expresos europeos.

Posdata. El presidente de pega del Valencia, Anil Murthy, ha encontrado culpable de los desfavorables juicios recibidos por la errática política de Peter Lim: la prensa.