Con Europa, semana grande

El triunfo de la selección española de baloncesto ha triunfado con ídolos de los que en el futuro no se podrá prescindir. Desde el mediodía del domingo ha ganado portadas, noticiarios radiofónicos y telediarios televisivos. Ahora, cuando aún se tardará unos días en olvidar el éxito de Pekín, tendremos que compartir tal acontecimiento con las primeras jornadas de Liga de Campeones que ya están en el calendario diario. Marc Gasol y Ricki Rubio, por citar dos nombres, van a tener que competir en Barcelona con Ansu Fati, jugador al que ya se le busca la nacionalización con el fin de que su futuro esté asegurado ya que podrá participar en las selecciones nacionales de las divisiones inferiores en las que hay compromisos internacionales de primer orden. La firma de los papeles que lo conviertan en español tendrá como consecuencia el hecho de que al ser internacional no podrá jugar con el Barça en el partido del derbi con el Madrid.

El Barça acude a Dormund para competir con el Borussia y la gran novedad es la presencia de Lionel Messi en la lista de convocados por Valverde. Podría reaparecer lo que daría serenidad a un club que se ha distraído con Ansu Fati. A la misma hora juega el Valencia en Londres contra el Chelsea. En el club de Mestalla no hay reapariciones sino se siente el despido de Marcelino y se teme que en pocas horas la entidad dirigida desde Singapur pacte el despido de Mateu Alemany. Si éste desaparece el señor Lim habrá despedido a los dos hombres que han levantado el equipo con clasificaciones para Liga de Campeones y el título de Copa.

La semana no acerca también al Atlético que iba embalado y tropezó en el restaurado Anoeta. El compromiso de los colchoneros es quizá el más importante de los dos jornadas europeas ya que ha de recibir a la Juventus, equipo que aspira a ganar el torneo europeo de clubes y llegará con el idolatrado Cristiano Ronaldo.

El Madrid ha de acudir a París para enfrentarse al París Saint Germain donde tendrá como oponente a Neymar. No hay partido de este campeonato en el que no haya razones suficientes para pegarse a la televisión. Y por supuesto para acudir a los campos con el fin de comprobar hasta que punto están orientados los nuestros. Para el Madrid el año ha comenzado con el buen hacer de Benzema. Zidane no ha tenido que inventar nada porque se está limitando a alinear un Madrid casi clásico. Contra el Levante se pareció al de la pasada temporada. Contra los parisienses tiene la obligación de dar otra imagen distinta a la que le hizo acabar pidiendo la hora.

Posdata. Días para ver a Vinicius, Kagin Lee y Ansu Fati. Películas autorizadas para todos los públicos.