Zidane, Valverde, Simeone y Marcelino, frustrados

El Barcelona se ha ahorrado los millones que no tenía y Neymar se ha quedado en París. El Real Madrid no ha podido conseguir a Pogba y Zidane se ha tenido que conformar con los 305 millones de euros que ha invertido el club en los fichajes de jugadores que, salvo Hazard, no están en el aura de los galácticos. El Valencia se ha quedado sin Rafinha como deseaba Marcelino, que finalmente ha ido cedido al Celta y a cambio Lim y Mendes le han colocado un defensa lateral derecho, el portugués Correia, que tal vez sea la pieza idónea para suplir al lesionado Piccini. El Atlético, que ha confeccionado larga lista de fichajes con Joao Félix a la cabeza y los 126 millones de euros que ha costado, no ha podido conseguir el contrato del valencianista Rodrigo y por el contrario tiene en nómina a Correa, que no ha habido modo de mandarlo a Italia. Tal vez el enunciado de estas cuestiones puede llevar a concluir que ha habido más frustración que plena satisfacción.

El Barça se ha reforzado con De Jong en el centro del campo. En la delantera ha logrado el deseado fichaje de Griezmann cuya colocación en el campo será complicada puesto que coincidirá en la zona con Dembelé, Messi y Suárez. Valverde no contará con Neymar aunque se ha inventado la presencia de Ansu Fati, niño de dieciséis años que parece destinado a ocupar plaza en el equipo.

Zidane no ha conseguido los refuerzos que deseaba porque le ha fallado Pogba. Valverde no ha logrado que le metieran la discordia en la plantilla, es decir Neymar, Simeone no ha podido contar con Rodrigo que le habría hecho la competencia a Costa y Marcelino ha predicado en balde porque no ha logrado un centrocampista que se alterne con Parejo, que era técnicamente acuciante.

La jornada final de los días de compraventa no ha ofrecido las sorpresas de años anteriores. Los clubes que componen la mayoría de Primera se han reforzado en la medida de sus posibilidades. El “fair play financiero” ha influido en la contención. Ha habido más mesura que otros años.

Posdata. Ansu Fati, Kagin Lee y Kubo, infantes que pueden alegrar la Liga