El Barça sin Messi depende de un niño

En ausencia de Lionel Messi, el Barça depende de Ansu Fati un niño de dieciséis años. Ello si es gran crisis. Un club que se ha pasado un par de meses mareando la perdiz con el fichaje de Neymar ha conseguido llevar a la plantilla notoria insatisfacción. Varios futbolistas se han visto implicados en el asunto al ser señalados como moneda de cambio. En tales circunstancias un jugador que ha representado el mejor Barça de los últimos años, el croata Rakitic ha estado en la rampa de lanzamiento de manera injusta.

El niño ha resultado ser más que un revulsivo. Es casi ejemplo para curtidos profesionales. Contra Osasuna salió y levantó el resultado. En los relevos le acompañó Arthur jugador al que, incomprensiblemente, ha tenido Valverde demasiado en el banquillo. Ëste es uno de los pocos que puede regenerar el fútbol del conjunto al manejar la pelota con el sentido que hizo escuela. No es
Xavi, pero no hay otro en el equipo que se le pueda parecer.

El Barcelona de esta temporada no se parece ni al de Guardiola, lo cual es imposible, no por el entrenador sino por la ausencia de hombres como Puyol, Xavi e Iniesta, ni al de Luis Enrique. Con Valverde no se sabe exactamente a qué se juega. Y las dudas sobre la alineación son constantes. La propia junta directiva con las fallidas negociaciones con el PSG, al menos hasta ayer, deja en el vestuario sensación de inseguridad. Además, da la impresión de que la calidad del conjunto se ha debilitado. Recurrir a la cantera suele ser buen método e históricamente ha dado grandes réditos. Sin embargo es más que incongruencia que en momentos de debilidad se eche mano de jóvenes como
Fati y Carles Pérez. En los momentos de tribulación conviene no hacer mudanza. Sobre todo porque no se puede cargar sobre los recién llegados la responsabilidad de las victorias.

Da la impresión de que la salida de Coutinho no ha sido la mejor medida deportiva del año. El brasileño no cuajó la mejor temporada de su vida y sin embargo, en un club en el que se pretende contar con los mejores es absurdo cambiar la seda por el percal. Coutinho tiene calidad sobrada para ser uno de
los sobresalientes del club independientemente de que bajara su rendimiento.En momentos como el actual sin Messi, Suárez y la incógnita Dembelé,

Coutinho podía aportar la calidad que ahora no existe sobre el terreno. Si la mejor salida era darle la boleta, el responsable de su llegada, con inversión tan importante como fue debe cantar la palinodia. Desde que fue despedido Robert Fernández no existe dirección técnica adecuada.

Posdata. La goleada al Betis fue espejismo. Los datos lo confirman.