Cuatro reyes buscan trono

En un abrir y cerrar de ojos acaba el plazo para los fichajes en el Reino Unido. Con fecha jueves 8 de agosto, los clubes ingleses, que son los que más dinero manejan, han de cerrar todos sus grandes negocios. En Europa están en juego jugadores como Neymar, Coutinho, Bale y Pogba. En las islas optan a dos de ellos y apuestan a que Pogba forme parte de los grandes fastos de Real Madrid. El Barcelona se da por satisfecho si consigue vender a Coutinho para poder entrar a la puja por Neymar. Para el Madrid la cuestión es similar a la barcelonista. En el Bernabéu quieren vender a Bale para tener más fácil lograr a Pogba, que es el gran capricho de Zidane. En el Camp Nou la ilusión está puesta en el traspaso de Coutinho y la contratación de Neymar.

En las cuatro operaciones no es exagerado afirmar que estarán en juego, aproximadamente, quinientos millones de euros. Con los salarios la suma estará por encima de cualquier pronóstico. Los cuatro están más allá de cuantas cifras se manejan en el fútbol mundial.

La solución de estos problemas se agrava cada vez que los clubes entran en negociación. Todos quieren vender con el dinero suficiente para resarcirse de la inversión. Las ilusiones que cualquiera de los cuatro jugadores despertó quedan al margen porque lo que se pretende ahora es montar nuevo espectáculo.

Bale llegó al Bernabéu con toda clase de loas. Estaba predestinado a convertirse en uno de los grandes ídolos, en una de las figuras históricas del club. Futbolísticamente no ha rendido mas que de forma esporádica aunque en alguna de ellas haya resultado vital para la conquista de una Liga de Campeones. Ha sido un individuo que no se ha integrado en el club, ni en la ciudad. Y menos aún en el idioma porque es de los británicos que considera que todo el mundo debe hablar inglés y se pasan por la entrepierna el habla de los demás ciudadanos del mundo.

Pogba es la gran esperanza de Zidane que hasta ahora ha patrocinado jugadores que, teóricamente, no van a suplir con diferencia a los que ya están en el vestuario de la entidad. Zidane debe ser consciente de que dos piezas fundamentales en la zona media, dos hombres que han rendido muy brillantemente en varias campañas acabaron la pasada de manera gris y no se les vaticina la vuelta a sus mejores años.

El Barça sigue empeñado en recuperar a Neymar y para ello precisa vender a Coutinho que en la pasada campaña no confirmó las esperanzas que en él se habían depositado. El Barça corre el riesgo de endeudarse otra vez con el brasileño errante. Las soluciones tal vez mañana.

Posdata. Las compraventas de jugadores de segunda fila son más fáciles. Tienen más mercado. Verbigracia: Víctor Ruiz se ha ido al Besitkas y el Villarreal sólo cobrará tres millones.