Peter Lim causa la crisis en el Valencia

Peter Lim se hizo con la mayoría de acciones del Valencia gracias a la gestión del entonces presidente, Amadeo Salvo, que convenció a los miembros de la Fundación para que votaran en favor de su proyecto. Sobre la mesa estaban las propuestas del citado Lim y del chino Wanda Juanlin. Lim prestó treinta millones de euros al Atlético y el club, cuando se cumplía el plazo, devolvió el ,inero a pesar de que Lim propuso que la deuda se convirtiera en acciones de la sociedad. El Atlético no quiso a Lim en su empresa. Wanda ayudó al Atlético y hasta previo pago puso su nombre en el estadio Metropolitano. Wanda nunca quiso mandar en el club ni nombró directivos que obraran en su nombre. Lo que el Atlético no quiso se fue al Valencia y esta entidad se perdió a Wanda que se quedó al lado del Atlético. Dicho en términos taurinos el Valencia cambió la seda por el percal.

Lim tuvo mando en plaza desde el primer momento y con su socio Jorge Mendes montó un equipo lleno de jugadores que no han hecho nido en Mestalla. Aderlan Santos, Abdenoour y el argentino Enzo Pérez que costó 25 millones de euros, fueron algunas de sus veleidades. A ello hubo que juntar como entrenador catecúmeno de primer año al inglés Neville a quien hubo que dar la boleta, como a Prandelli, y que finalmente Voro sacara al equipo del peligro del descenso. Con Neville también tiene negocios.

Lim convirtió al Valencia en un chiringuito junto a su socio Mendes. Vendieron lo mejor y compraron lo peor. Ahora ambos quieren que regrese al club el central Otamendi por el que hicieron negocio cuando lo vendieron a Inglaterra como sucedió con Mustafi. Ahora podría volver que está en años de baja, sin haber brillando en la última temporada y con salario que rompería el equilibrio del club y por lo tanto causaría inquietud y protesta entre los hombre más eficaces como Parejo.

Lim que había conseguido enderezar la trayectoria de la entidad gracias al fichaje de Mateu Alemán y Marcelino García Toral quiere volver a sus malos pasos y condicionar los fichajes y la labor de director general y entrenador.

Los socios han comenzado a manifestarse en contra y los jugadores, también. Los capitanes han puesto pies en pared y han pedido entrevistarse con Lim que aguarda en Singapur a Mateu Alemany a quien desea restarle poderes. Con él se iría Marcelino. Si tal no sucede de momento no es exagerado pensar que la situación se puede reconducir en esta campaña , pero en junio del próximo año los dos acabarían en la calle. Y otra vez la cebada al rabo.

Posdata. El Madrid tiene en la defensa auténtico coladero. Cabe la excusa de que falta Sergio Ramos. Demasiados goles en contra.