El Atlético ficha con vistas a Europa

El Atlético de Madrid tiene al entrenador más caro del mundo, Cholo Simeone, y de acuerdo con los deseos de éste está conformando una plantilla con la que aspirar a Europa, éxito que tiene pendiente con tres ocasiones fallidas y las dos últimas de muy reciente recuerdo. En el mundo de los fichajes, que están alcanzando cifras astronómicas, no se retiene el Atlético al que parce que los dineros le sobran. Ahora está a la espera de conseguir la contratación de James Rodríguez que sería un golpe de efecto extraordinario. James pertenece al Madrid, pero todo parece indicar que no pondrá demasiadas dificultades dado que desea renunciar a sus derechos sobre el mismo.

El Atlético pugnaba por Erikssen y finalmente se ha decidido por James. Es más barato que el nórdico y se ajusta más a las necesidades del equipo y sobre todo tiene más imagen en la hinchada. Del Madrid ya ha llegado Marcos Llorente, que es buen refuerzo y tal vez el más idóneo sustituto de Rodri, que ha emigrado a Inglaterra, y han firmado contrato Mario Hermoso, Loidi y Trippier y sobre todo la superestrella portuguesa Joao Félix a quien se aventuran grandes éxitos. Ha sido el contrato del año que ha dejado chicos a todos los refuerzos del presente siglo. Joao Félix es fichaje con riesgo dado el montante de la operación ha sido el oportuno repuesto económico por la venta de Griezmann.

El Atlético no ha cerrado la plantilla y por los pasos que está dando da la impresión de que va a sustituir con eficacia las partidas de Godin, Rodri, Griezmann, Juanfran y Luis Filipe. Una de las últimas aspiraciones atléticas está en el bético Lo Celso uno de los grades descubrimientos de la pasada temporada. El equipo necesitaba fortalecimiento defensivo y lo ha encontrado si se tiene en cuenta los historiales de los contratados. El fichaje de James sería la guinda. En el Metropolitano crecen nuevas ilusiones. El club funciona al margen de las aspiraciones de los otros grandes.

Posdata. Los Alpes van a ser la última esperanza española en el Tour. Pedida la batalla en el Tourmalet la emoción estará en el Galibier y demás picos alpinos. Están en la historia de nuestro grandes escaladores.