Seve sigue en la memoria

Hace cuarenta años tuve la fortuna de publicar en la primera página de El País una fotografía inédita hasta ese momento: la del golfista Severiano Ballesteros que acababa de ganar el British Open, uno de los cuatro grandes torneos munes, tal vez el más prestigioso, quizá el más deseado y ansiado por los practicantes de este deporte. Seve sigue en la memoria cada vez que alguien recuerda su modo de jugar, sus genialidades. Ahora, cuando al torneo que se disputará en Irlanda del Norte acuden más españoles que nunca, Jon Rahm, Sergio García, Rafa Cabrera Bello, Jorge Campillo, Adrián Otaegui, el joven y ambicioso catalán Adri Arnaus y el veterano y carismático Miguel Ángel Jiménez, ganador en la categoría de veteranos, la esperanzara está en el de Barrica.

En el golf se conservan estampas que muchos desean igualar. Sergio, que estuvo a un paso del British logró vencer en el Masters de Augusta como habían hecho el propio Seve y José María Olazábal, sigue teniendo como genio inspirador a Seve, desgraciadamente desaparecido. Murió cuando tenía marcada la fecha y a pesar de ello almorcé con él en una jornada de los premios Príncipe de Asturias y frente a la fabada se mostró optimista y vital. A Sergio fue su figura la que le inspiró para ganar el Masters. Ahora debe ser el santo al que se encomiende Jon Rahm la máxima esperanza del golf español.

El vasco acaba de ganar en Irlanda y está clasificado entre los diez mejores del mundo puesto en el que estuvo y ha recuperado. Rahm posee todas las condiciones técnicas para ser un gran campeón. Con veinticuatro años ya ha conseguido ganar en Europa y en Estados Unidos los dos campeonatos más exclusivos. Tardó un santiamén en ganarse la tarjeta de la PGA con ton solo dos torneos. En Irlanda del Norte estará entre los favoritos. Lo tendrá difícil porque competirá todos los grandes y la clasificación será tremendamente igualada. Estar en condiciones de ganar será tarea que comenzará desde el jueves. No es cuestión de grandes remontadas como ha hecho en Irlanda. Rahm ha conseguido ilusionar a los aficionados al golf e incluso a aquellas personas que ven este deporte sin cercanía como ocurre con otras disciplinas.

Rahm tiene la oportunidad de poner al golf en primeras páginas como hizo Severiano. Éste sigue estando en la memoria colectiva.

Posdata. El Real Madrid continúa sin director técnico y de ahí que no se planifique con vistas al futuro. No basta con fichar.