Grietas directivas en el Barça

Las crisis en los clubes no las causan solamente los malos resultados. En el Barça se ha abierto una que es continuidad de brotes anteriores y que habían pasado más o menos inadvertidos. La salida de Jordi Mestre, que estaba al mando del núcleo directivo al que competía el asunto de la planificación deportiva, ha sido duro golpe para Bartomeu. En el club hay mar de fondo con los fichajes. Neymar y Griezmann causan división de opiniones.

Hay una parte del consejo que examina las cuentas con prudencia, actitud que contrasta con la otra parte que se lanza a los contratos tan importantes como los de los dos jugadores citados. A Neymar parece que lo promociona parte de la plantilla. Se aduce que cuenta con el apoyo de Messi y Suárez entre otros. Quienes no entienden su vuelta lo hacen de acuerdo con su esperpéntica salida y el hecho de que todavía hay en los juzgados una reclamación por unos dineros que según el papá del jugador debía haber pagado la entidad de acuerdo con una clausula del contrato. Bartomeu y los suyos consideran que no era adecuada.

Por Griezmann hay voces que recuerdan la pantomima de la pasada campaña. Todo parecía que estaba resuelto y que se iba a integrar en el club y se quedó en el Atlético. Los más estrictos consideran que ninguno de los dos merece confianza por sus volatines.

Las primeras dimisiones se produjeron cuando Bartomeu se negó a aplazar el partido contra Las Palmas del 1 de octubre. Resolvió las presiones políticas aceptando el encuentro en el Camp Nou en la fecha señalada, pero a puerta cerrada.

Parte de la crisis barcelonista tiene que ver con el mantenimiento de Valverde, que no goza del beneplácito de algunos dirigentes, y con las operaciones económicas que por Neymar y Griezmann será difícil acudir a todos los compromisos contraídos.

Posdata. El Atlético de Madrid está batiendo récords en fichajes. El de Joao Félix creará polémica. Tiene 19 años, está por pulir y cuesta 126 millones de traspaso.