Federación y Liga firman la tregua

La paz entre la Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional empieza nunca. Por una vez, de momento, se ha firmado tregua. Ha habido un alto el fuego al aceptar la Liga las nuevas fórmulas propuestas por la Federación respecto al torneo de Copa y al de Supercopa.

Javier Tebas, presidente de la Liga, no se entendía con Ángel María Villar y corríamos el riesgo de que tampoco se llevara con Luis Rubiales. El presidente federativo comparte con el de la Liga la necesidad de sumar el mayor número de ingresos posibles y de ahí que haya planificado una Supercopa de España que la jueguen campeones y subcampeones de Liga y Copa. Un torneo entre cuatro contendientes a disputar en tierra extraña con el fin de recaudar lo que hasta ahora no se podía obtener con la Supercopa, que solamente tenía dos participantes y dos partidos a ida y vuelta.

Liga y Federación aun tienen pendiente la cuestión de los partidos de competición en viernes y lunes, que si bien no son las fechas más adecuadas si ayudan a que el contrato con los derechos de televisión sean cada año más sustanciales.

Desde el nacimiento de la Liga de Fútbol hubo discrepancias con la Federación y en ello tenían que ver los deseos de poder. Federativamente no se entendía que su mando estuviera restringido la designación de los árbitros y los comités disciplinarios.

El futuro está pactado y pese a ello no se puede olvidar que se ha cometido una vulneración de las normas establecidas. La Supercopa la jugaban los campeones de Liga y Copa y este año estaban en ello Barcelona y Valencia. Se ha cambiado sobre la marcha el sistema de competición que es como si también sin acabar la Liga se prohibieran los penaltis. La asamblea federativa se ciscó en los derechos de los campeones y dio entrada en la Supercopa a Real Madrid y Atlético. La jugarán sin estricto derecho. El futuro es aceptable y quizá plausible, pero modificar lo reglamentado no es de recibo.

Posdata. Comienza en Valderrama el gran torneo español de golf. Son favoritos Jon Rahm y Sergio García, mas no hay partidarios de uno y otro. ¡Con lo que nos gusta ser de una de las dos Españas!