Dos penaltis para eliminar a España

Dos penaltis dieron el triunfo a Estados Unidos. España cayó, pero con toda dignidad porque plantó cara a la tricampeona del mundo que tuvo que sufrir hasta los instantes finales para evitar que llegara el empate. Ante la temida superioridad estadounidense las españolas expusieron coraje y decisión desde el primer minuto y solo dos acciones desgraciadas favorecieron el juego americano que no fue superior al español.

La selección de Estados Unidos tardó seis minutos en marcar su primer gol. Lo hizo Megan Rapinoe de penalti. Fue el preocupante síntoma de que el resultado final estaría en favor de Estados Unidos. Sin embargo, las españolas tardaron tres minutos más para equilibrar el resultado. El penalti de Mapi León quedó compensado por el tanto en parábola de Jennifer Hermoso. Dos contragolpes favorecieron dos errores y en ambas ocasiones hubo gol. Fue eso que se suele decir que a veces los encuentros se deciden por detalles. Un tercer detalle produjo el gol de la victoria de las campeonas.

El futbol de Estados Unidos en categoría masculina es cementerio de elefantes desde los años en que el Cosmos de Nueva York contrató a jugadores como Pelé y Beckenbauer. El futbol en categoría femenina tiene sus bases en las universidades. Esta categoría contrata a las mejores estudiantes a las que paga la carrera y les abre toda clase de oportunidades profesionales. Es fútbol con proyección, con futuro. En las ligas masculinas el futuro suele estar marcado por el carnet de identidad de los jugadores.

Las chicas estadounidenses ya han sido tres veces campeonas del mundo. Las cifras les favorecen en relación con las españolas. Compiten más de millón y medio y enfrente sólo hay unos miles. España está en clara inferioridad y bastante hicieron las seleccionadas con competir contra un equipo que de nuevo es favorito para ganar otro Mundial.

Hubo más creación entre las americanas y más empuje y juego vertical por parte española. Las nuestras expusieron sacrificio para atacar y replegarse ordenadamente para defender. Tuvieron menos toque y más imprecisión en los pases. De todas maneras crearon varias oportunidades para batir a la guardameta americana. Las entradas por las bandas produjeron agobios en la zaga contraria. Las españolas, al principio tuvieron que luchar denodadamente para cortar las incursiones por las bandas especialmente por la de Rapino. Estados Unidos buscó contras rápidas y España cuando logró poseer el balón hizo lo mismo.

La Roja femenina fue eliminada aunque en ello también intervino la falta de fortuna. Contra la mejor selección mundial se mantuvo plano de igualdad. En ningún momento se percibió inferioridad.