Los futbolistas no saben invertir

La historia del fútbol está llena de nombres de futbolistas que después de ganar millones de pesetas, dólares o euros acabaron su vida de manera dramática y viviendo, en algunos casos, de la solidaridad de sus colegas y salvando grandes baches económicos en partidos homenaje. Los futbolistas no han sido especialistas en las inversiones de sus ganancias. Hubo uno, internacional y jugador de un gran club que montó una fábrica de hielo en el momento en que comenzaron a hacer furor los frigoríficos.

Es fácil recordar a Garrincha del que hay muchos aficionados brasileños que lo siguen considerando mejor que Pelé, que acabó en una favela lleno de moscas. Kubala que fue un ser especialmente generoso se levantó con homenajes y la buena administración de una persona que lo estimó. Raimundo Saporta, vicepresidente del Real Madrid, tenía por costumbre recomendar el empleo de la ficha de manera segura. Lanzarse a la construcción no ha sido una de las mejores salidas para quienes han vivido inmensos en el fútbol sin reparar en las ventajas que tiene poner el dinero a buen recaudo.

Que yo recuerde hubo un defensa del Atlético, Verde, que se las tenia tiesas con Gento que si ganó millones en el ladrillo. Creo que también hubo un zaragocista que tuvo suerte similar. En el mismo club hubo quien se metió en el negocio de los materiales de construcción y fracasó. En Madrid engañaron a un gran portero que se metió en la fabricación de prendas de cuero y acabó perjudicado.

En las historias de los negocios de los futbolistas hay casos en los que se han visto arruinados por amigos que no lo eran tanto e incluso por familiares que se lanzaban a aventuras de lo desconocido.

Es frecuente observar como de vez en cuando aparece un gran jugador con problemas económicos a causa de funesta inversión y consecuentemente de dificultades para pagar el préstamo. En algunos casos ha habido quien ha salvado la crisis con un gran fichaje en Estados Unidos, Japón o China, países donde aún se atan los perros con longanizas.

Posdata. Florentino Pérez tiene por delante situaciones problemáticas con la salida de algunos jugadores que se resisten a ello. Ya solo falta que le planteen problemas de buen samaritano junto a los económicos.