Osasuna, la vuelta de un clásico

En el siglo pasado hubo algún campeón que conoció su fortuna por teléfono. Osasuna ha vuelto a Primera y sus jugadores y aficionados vivieron la proeza un lunes por la noche y por medio de la televisión. Sin jugar. Fue conocer el resultado que devolvía al club a la categoría a la que ha pertenecido en diversas etapas y la Plaza del Castillo, lugar de grandes concentraciones pamplonicas, tardó instantes en llenarse de gente que festejaba el retorno. Lo importante en esta ocasión no es solo el resultado deportivo, sino el modo en que se ha conseguido después de una etapa en la que económicamente se llegó a situaciones dramáticas.

La actual directiva logró salvar el bache y con planificación mesurada ha logrado el fin que se proponía. Jagoba Arrasate, en el banquillo y Braulio Vázquez, como director deportivo, han conseguido una alegría que a comienzos de temporada parecía imposible. El equipo tardó cinco jornadas en apuntarse un triunfo. El final de la competición ha sido, además de lograr el ascenso, marcar las notas más notables de la competición ya que ha acabado siendo el más goleador y el menos goleado. La meta se ha logrado con autoridad. Celebrará su centenario en Primera.

Osasuna hace honor a su nombre en euskera y goza de salud. Hace tres años hubo temor a que el desastre arrasará la entidad. Ha bastado la buena administración para que aquellos días en que había que recabar ayudas para superar la caída hayan sido un funesto recuerdo que, al tiempo, han servido de guía para no repetir aquellas angustias con problemas judiciales por medio.

El club navarro ha despertado siempre grandes simpatías en toda España. Del club han surgido jugadores que han sido la gran imagen del mismo como los casos de Ignacio Zoco y Félix Ruíz y hoy cuenta con un valedor en los micrófonos televisivos, Michael Robinson, el inglés que tras conocer Pamplona decidió ser un español más. Robinson está de enhorabuena. El Liverpool, su equipo inglés, juega la final de la Liga de Campeones y Osasuna, su equipo español, ha vuelto a Primera.

Posdata. Los fichajes madridistas se están poniendo imposibles. Mbappeé desea ganar tanto como Neymar, y éste no quiere cambiar de club sin aumento escandaloso de salario.