Barça y Madrid, doble crisis

El Barcelona ha ganado la Liga, ha sido semifinalista en Liga de Campeones y es finalista en la Copa del Rey. Podría ser doble campeón español. Para cualquier temporada tales datos serían objeto de felicitaciones. En el Camp Nou la eliminación de Liverpool ha dejado un poso de insatisfacción de tal calibre que no queda otro remedio que hablar de crisis. Parte de la plantilla parece condenada al despido y el entrenador no tiene valedores suficientes para mantenerse en el puesto.

En el Barça cabe hacerse a la idea de que todo no ha ido tan mal. En el Madrid la cuestión es tan grave que se ha llegado ya a cuestionar a Zidane. Sucede que el actual entrenador, el hombre que llegó con poderes balsámicos no ha mejorado la actuación de sus antecesores, dos en esta temporada.

También en Chamartín hay malestar profundo. El entrenador ya tiene una lista de posibles y probables elementos de los que prescindir. Zidane, por el momento, está firme en el banquillo porque tiene el encargo de reconducir al equipo. Hay quienes olvidan que fue el entrenador de las últimas copas de Europa. Sería incomprensible que un entrenador tan valorado dentro y fuera de la casa estuviera ahora en la picota.

A Zidane le cabe la papeleta de decidir quiénes han de salir y quienes entrar. Valverde no está en situación similar. El entrenador madridista sabe que ha de despedir a Bale porque sus actuaciones futbolísticas y personales no han sido satisfactorias. Valverde sabe que Coutinho está señalado por la afición que lo considera fichaje fallido, pero no será él quien tome la decisión final.

La crisis de ambas entidades empezará a superarse en cuanto lleguen los grandes expresos europeos. Las estrellas calmarán la ansiedad madridista. En el Barça habrá calma si se gana la Copa del Rey. Y después, ya veremos.

Posdata. Los datos, a veces, son crueles. El Madrid ha perdido once partidos en Liga y diecisiete en la temporada. Los peores datos de su historia.