El Barça ninguneó a la Liga

El Barça ya es campeón de Liga y le importan una higa los puntos que quedan por disputar. El club barcelonés está más preocupado por la eliminatoria de Liga de Campeones en la que lleva ventaja de 3-0 al Liverpool, el mejor equipo europeo que hemos visto esta temporada. Seguramente tiene razones para defenderse y no cabe duda de que no quiso crear problemas a terceros con su simulacro de equipo de Primera que alineó en Vigo, pero lo hizo Los gallegos se vieron favorecidos y nada que reprocharles, pero con el conjunto tan mediocre que presentó Valverde hubo efectos secundarios.

En el final del campeonato hay en juego un puesto para la gran copa europea y dos para la segunda competición continental, pero para unos cuantos clubes lo trascendente es mantenerse en Primera y en las cuentas que seguramente echaron los que aspiran a mantenerse estaban los tres puntos del Barça en Vigo lo que habría puesto de nuevo en peligro a los gallegos como el que padecen Levante, Villarreal, Valladolid y Girona. Tres puntos ahora son vitales y los clubes calculan los que piensan ganar y los que creen que han de perder los rivales para salvarse. Lo que hizo el Barça es reglamentario aunque hubo tiempo en que era obligatorio alinear  un número de titulares superior al que puso en liza. La norma está en favor del club catalán, pero moralmente, aunque naturalmente no fuera esa su intención, perjudicó a los que están concernidos en problema tan grave como el descenso.

El fútbol no está libre de sorpresas y en su momento el mismo Barcelona puede salir derrotado de cualquier campo. Se supone, sin embargo, que todo pronóstico con Messi y demás compadres en el campo le favorece. Como le ocurre al Celta cuando cuenta con Yago Aspas. Sin este, lesionado se asomó peligrosamente al descenso.

Posdata. El Madrid homenajeó a Casillas y Zidane se dio un respiro porque varios jóvenes dieron otro aire al equipo. Venía de cierta depresión.