Federación y Liga, contra UEFA

Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, ha dado la voz de alarma ante las propuestas que nacen de FIFA y UEFA en lo que se refiere a los torneos que dirigen y los que desean organizar. Tebas también se ha excedido en algunas cuestiones porque siempre ha habido tiranteces entre el organismo que dirige y la Federación Española de Fútbol. En ambos entes siempre ha existido diferencias en lo que se refiere a las ansias de poder. Con Ángel María Villar los problemas se agrandaban porque entrambos no existía la menor comunicación. Con Luis Rubiales es más fácil entenderse y aunque mantengan opiniones diferentes hay algo que lo que acabarán por coincidir. Ambos han de acabar formando tándem para defenderse de los embates de la UEFA. Este organismo y el grupo de clubes más importantes e influyentes del continente están fraguando la posibilidad de crear la gran Liga Europea que dejaría las competiciones nacionales en segunda fila. Se trata de establecer un grupo de elegidos que no tengan nada que discutir, organizativa ni económicamente con Liga y Federación.

Tebas vislumbra el panorama con precisión cuando avanza el problema de la pobreza de las competiciones nacionales. Desde la UEFA se cree que los grandes se impondrán y los demás tendrán que tragar. Liga y Federación se han de unir para luchar contra lo que puede significar la ruina para todo el fútbol profesional y de aficionados de cada país.

También Tebas se ha de hacer a la idea de que esa revolución de organizar partidos a las dos de la tarde, además de los que se juegan en viernes y domingos por la mañana, está costando la vida a clubes que no consiguen llevar a sus graderíos ni siquiera centenares de personas. De momento, en el fútbol español ya han fenecido esta temporada dos clubes profesionales: Reus de Segunda y Onteniente de Segunda B.

Los horarios de los programas televisivos ya son una grave amenaza. Basta con comprobar los números de asistentes a esta clase de encuentros para percatarse de que los derechos televisivos engrandecen a los clubes de Primera, y al tiempo empobrecen los de categorías inferiores. Lo de la UEFA sería muerte por infarto en autentica epidemia.

Posdata. Esta semana es el Masters. Tres españoles lo ganaron: Seve, Olazábal y Sergio García. La ilusión está puesta en Rahm.