Madrid y Atlético, dos grandes fracasos

Lo nunca visto: El Bernabéu emite condena dos veces seguidas de modo rotundo contra un jugador. El Real Madrid no tiene otra salida que tratar de vender a Bale. Ya no es cuestión de gestionar un buen traspaso. Se ha llegado al modo en que hay que vender casi por lo que den. Solo vale la venta si hay canje y el club trae a cambio un futbolista consagrado como es el caso de Hazard. Si tal sucede habrá que dar por bien empleado el tiempo en que se ha creído en él, los cuatro momentos en que se ha dado por bien empleado el gasto, momentos circunstanciales, y hacerse a la idea de que siempre será mejor un adiós que la permanencia de un trágala.

Zinedine Zidane ha vuelto al club, seguramente, con toda clase de plácemes y promesas. Entre ellas, el trago de defenestrar y contratar. Al Madrid actual le sobran varios futbolistas. Por el contrario precisa la incorporación de nuevos valores. El público madridista necesita nuevas ilusiones. Ya ha dado por descontado que la campaña ha sido frustrarte en las tres competiciones en que ha participado.

Con los mimbres actuales Zidane no se compromete a hacer un cesto. Florentino Pérez y el entrenador tendrán que trabajar muy unidos para llevar a cabo profunda remodelación. Hay futbolistas a los que aspirarían otros grandes clubes y, sin embargo, en el Bernabéu. no han cuajado. Se han abierto brechas casi insalvables entre la fama y el historial de algunos y, además del presente, la sospecha de que no existe el futuro.

Ante el Éibar, el Madrid estuvo a punto de recibir una de sus mayores humillaciones. Salvó los muebles porque ahora cuenta con la inspiración y los buenos fundamentos de Karim Bemzema, que ha sido bendecido por el público.

El Barcelona, prácticamente, dictó sentencia a la Liga. Lo lamentable en el Atlético, ademas de la derrota, fue la expulsión de Diego Costa, jugador que esta temporada ha sido gran decepción. Las lesiones no le han acompañado y las actitudes como la de Barcelona no le han proporcionado el favor de los colchoneros. Incluso ha perdido sitio en la selección. El Atlético, que posee el entrenador mejor pagado del mundo y el futbolista tercero en la lista Forbes del fútbol mundial, no ha conseguido ganarse puesto en Liga de Campeones cuya final se disputará en su estadio. En Madrid sus dos grandes han ido de Herodes a Pilatos.

Posdata. El Valencia solo se crece ante los grandes. En Vallecas dio un paso atrás en el camino hacia la Liga de Campeones.