Luis Enrique hará rotaciones

La selección española juega hoy en Malta y de este partido casi únicamente hemos sabido que el guardameta de los anfitriones será Bonello hijo del que encajó doce goles en Sevilla. El partido se supone que es casi una excursión algo que debe desecharse porque falta finura en el ataque. No es comparable el equipo maltés con el español, pero hay que sufrir hasta para vencer a un conjunto al que no hace mucho se le podía pasar por encima con el equipo B. La cuestión de hoy radica en el conjunto del que echará mano Luis Enrique.

Hay más preocupación por los 280 millones que podría invertir el Madrid en PMabee, que por los goles que no marca el equipo español. Estamos en vísperas de grandes fichajes y, naturalmente, se habla de los que pueden contratar Madrid y Barça. A los madridistas le están vendiendo a Mané porque gusta a Zidane y a los barcelonistas les parece muy razonable que lleguen al Camp Nou, De Ligth y Jovic.

Hoy juega la selección nacional y habría que especular sobre las intenciones del seleccionador. Dado que pretende ir creando la formación idónea es de suponer que mantendrá en el once a jugadores que en Valencia tuvieron actuación destacada, caso de Parejo y Navas. Teniendo en cuenta que en este país se la cogen con papel de fumar por si un club recibe más castigo que otro, dicho de otro modo, que le alineen a más jugadores de los que tal vez gusta al autentico patrón, no será extraño que haya variaciones con respecto a Mestalla. Para suplir a Jordi Alba hay otros dos salidos como éste de la factoría de laterales de Paterna, Gayá y Bernat. Se supone que descansará el catalán.

Luis Enrique ha apostado por Asensio y Ceballos que eran medio ignorados por Solari – aún falta el tercer hombre, Isco- y, presumiblemente, ambos tendrán participación. A Morata hay que concederle el benéfico de la duda ya que en Valencia disparó deficientemente. No me hago a la idea de que descanse Sergio Ramos porque éste no se dejará y tiene mando en plaza. De nuevo, la selección será sometida a un test. En Malta habrá que ganar aunque haya muchas rotaciones.

Posdata. Bonello hijo no debe preocuparse en demasía. Los once de ahora no rematan como los que humillaron a su padre.