El fútbol es más que negocio

La FIFA y la UEFA tienen proyectos para convertir el futbol en negocio universal. Ya no les bastaban las competiciones nacionales celebradas hasta la fecha, ni los Mundiales con cada vez mayor número de participantes. Ahora luchan por establecer un mundial de clubes cada dos años para que la actual competición, el Mundialito, pase al olvido y se compita con grandeza ente los mejores clubes de los cinco continentes. En el proyecto hay, naturalmente, más dineros a repartir y por supuesto la competiciones nacionales pasan a segundo término.

Ya sabíamos que el fútbol dejó de ser deporte para pasar a espectáculo y ahora este término también ha quedado atrás porque de los que se trata es del negocio. Es probable que en un futuro no muy lejano exista la Liga Europa con la participación de los grandes de cada país. Es probable que ello se convierta en el gran espectáculo futbolístico continental, pero también es probable que ello lleve a las ligas nacionales a cierta atonía. De momento, no parece probable que haya más emociones en un Madrid- Borussia o un Barça-Liverpool, que en los encuentros que estas formaciones disputan cada semana sin salir del país.

Ahora mismo tan importantes son los partidos que juegan los equipos clasificados en los lugares de arriba como los que atañen a los que están en la cola y se juegan el descenso. Dentro de nada habrá que estudiar la diferencia entre un encuentro entre el Barça, que ya parece campeón, que el Celta-Villarreal en el que hay dos ciudades pendientes del resaltado y también otras que están afectadas. En el juego están varios concernidos. Y el alma de los vallisoletanos, oscenses, vallecanos y gerundenses estarán ese día en vilo.

Los grandes organismos luchan por ser poseedores de los intereses de los grandes clubes. También deberían pensar en los daños a terceros. Convertir todas las grandes ligas en torneos de segunda puede acarrear perversas consecuencias.

Posdata. Las Liga de Fútbol Profesional debe hacerse a la idea de que el futbol de los lunes no agrada a nadie. Puede acabar habiendo plante de los clubes más castigados por tal fecha.