El Barça salvó el honor

Al fútbol español solamente le quedaba la oportunidad del Barcelona para tener opuesto en los cuartos de final de la Liga de Campeones, que este año es netamente inglesa con cuatro participantes en los cuartos de final. Los barcelonistas se dieron prisa por resolver su pase y a la media hora ya ganaban con dos goles de ventaja. Lo importante, sin embargo, por encima de la ventaja en el marcador, estuvo el juego desarrollado, el dominio constante y los acosos a la meta lionesa en la que se sucedían las ocasiones de gol. Inesperadamente, en la segunda parte los azulgrana perdieron el mando y con el tanto de Tousart el peligro del empate, que habría dado la eliminación se sintió muy próximo. Superados los momentos de angustia llegó la goleada. El Barça salvó el honor del fútbol español.

El Barça trató de dominar el desarrollo del partido con posesión del balón. Y esta vez, junto a sus largos desplazamientos, la búsqueda de contragolpes, creó el recuerdo del futbol de otros años. Apareció en el centro del campo Arthur que, a medida que va participando, está convenciendo a los aficionados de que el suyo ha sido uno de los mejores fichajes de los dos últimos años. Es futbolista que además de dirigir a sus compañeros hacia el campo contrario manifiesta una condición que muy pocos poseen: no pierde un balón por mucho que le presionen. No es Xavi, pero lo recuerda

En el Camp Nou hay este año notable descontento por las actuaciones de Coutinho. El brasileño escorado hacia el lado izquierdo trató desde el primer momento de mostrar sus posibilidades e incluso buscó el gol que la caracteriza cuando desde la izquierda busca el centro y desde el borde del área dispara con la derecha. Su actuación fue esta vez satisfactoria y el que marcara un gol, el segundo en jugada colectiva, le brindó la oportunidad de complacer a quienes han estado poniendo en cuestión la utilidad de sus contratación.

El equipo barcelonés buscó la victoria con decisión. No quiso correr el riesgo de que los franceses lograr un gol que les podía poner camino de los cuartos de final. El empate a cero de Lyon, sin gol fuera de casa es peligro que conviene ahuyentar pronto. El despiste del segundo periodo puso en alerta a Valverde. Cambió a Coutinho por Dembelé quien a última hora hizo la quinta diana. A Arthur lo suplió por el corredor de fondo Arturo Vidal y dio la sensación de que se pretendía mantener el 2-1 por el peligro que ofrecía el Olympique de Lyon. Se pretendió defender la victoria. Los lioneses, que buscaron el gol que les habría de dar el pase a cuartos se toparon con los rápidos contragolpes barcelonistas cuyo final fue la goleada con Piqué de afortunado oportunista. El mejor Barça de la temporada, en la primera parte, estuvo a punto de tirar la toalla en la segunda.