Y encima, tres goles de Cristiano

Un penalti absurdo de Correa a falta de cinco minutos para el final propició el tercer gol de la Juve, el tercero de Cristiano, el que envió a los atléticos a la eliminación. El resultado fue consecuencia de un mejor juego Juventino y un comportamiento rojiblanco inesperado porque no logró sentirse fuerte durante los noventa minutos. Solamente en cinco minutos del primer tiempo mostró alguna posibilidad de ganar la eliminatoria. El resto del encuentro fue posesión y pertenencia de la Juve.

Simeone es partidario de este tipo de equipos. Luchadores, fuertes en defensa, pero con calidad futbolística la justa. Prefiere a los gladiadores y cuando se dan circunstancias adversas como en Turín la calidad del adversario acaba imponiéndose. Y así fue. Un solo gol le habría proporcionado el pase, pero fue incapaz de crear ocasiones favorables para el remate. Los cambios, las entradas de Correa y Vitolo no solucionaron nada. Juanfran acabó jugando en la derecha y Saúl en la izquierda. La Juve con tres centrales y dos laterales en función de extremos maniató al Atlético y le impidió soñar con el tanto que le habría permitido seguir en la competición.

El Atlético tardó veinte minutos en acercarse a la portería turinesa. Hasta ese momento todo el juego había transcurrido en su parcela. Salió aculado, acongojado. Excesivamente temeroso. Tal vez porque pensó más en mantener su portería a cero que en buscar la contraria. Bernardeschi y Cancelo entraron como Pedro pro su casa por la banda izquierda del Atlético en la que faltaban Luis Filipe o Lucas, ambos lesionados y el puesto lo tuvo que ocupar Juanfran que es diestro. La Juve se percató pronto de lugar menos firme del adversario y con ello inclinó el juego a su favor.

Los atléticos robaron pocos balones y mantuvieron la pelota en su poder solo segundos. Hubo además errores en el pase. Para romper el dominio turinés los atléticos tuvieron cinco minutos de posesión con lo que lograron llegar a las proximidades del área adversaria. En esos minutos llegó el primer tiro a puerta que salió alto. Cuando empezaba a ilusionar el juego colchonero surgió el contragolpe que permitió a Bernardeschi enviar el balón hacia la parte izquierda del área de Oblak y llegó solo Cristiano que de cabeza puso la eliminatoria con el ánimo favorable a la Juve. Estaba a un solo gol del empate y siguió mandando. Solo en el último instante del primer periodo volvió a producirse un empuje atlético y el centro lo remató de cabeza Morata pero sin acertar. Fue el único momento en que se vieron posibilidades de asegurar la eliminatoria.

Sin apenas respiro marcó Cristiano también de cabeza el segundo y el Atlético continuó hasta el final muy deslavazado. Solo Rodri mantuvo bien la posición y acertó en el corte y el pase. Con el deseo de alcanzar el gol que le mantuviera vivo Correa y Vitolo fueron el arma de Simeone. No hubo tal.