El público dictó sentencias

En algo más de horas veinticuatro nos quedamos sin musa ni teatro. Ni siquiera nos queda llorar en los Paúles, costumbre antañona que solían recomendar los colchoneros para el desahogo de sus grandes adversarios. El Madrid ha perdido el oremus. Ha caído en Copa y Liga frente al Barcelona en el Bernabéu. Ha sido una sesión de derrota continua de la que el club antes de la segunda encontró culpable, alguien en quien cargar lo ocurrido en la eliminación. Destituyó al entrenador del equipo juvenil, Álvaro Benito, porque como comentarista en la SER cometió el error de decirle a la audiencia lo que ocurría en el equipo. El público subrayó con sus pitos las deficiencias que Álvaro había puesto de manifiesto.

Ha sido demasiado. Caer en las semifinales de Copa con el humillante 0-3 fue duro trance. Se confiaba en que habría revancha en Liga. Ganar significaba acercarse a seis puntos y ello podía servir de acicate al equipo e insuflar algún nerviosismo en los culés. Mas no ha ocurrido ninguno de los planes que pudieran producir alguna sonrisa. En Copa se dijo adiós y en Liga, casi. Solo queda el clavo ardiendo de Liga de Campeones. Pasar la ronda, que no es muy complicado, puede servir para que se vuelva a creer en el milagro europeo lo que serviría para establecer mayor record en el número de victorias consecutivas.

Solari no ha sabido manejar el vestuario. No ha tenido valor para dejar en el banquillo a Bale y que jugara Lucas Vázquez que es mucho más eficaz y lucha tanto en ataque como en defensa para ayudar a Carvajal. Ninguneó a Asensio y mandó a la reserva inactiva a Isco. A ambos recurrió contra el Barça. Sobre Bale habló el publico. Sobrero Isco también, pero favorablemente. Los aficionados aceptaron de muy buen grado la recuperación del malagueño. Cuando salió era muy complicado obtener la victoria. No obstante, demostró que ha sido estúpido el castigo al que ha sido sometido. Isco está muy por encima de lo que pueden representar en estos momentos Casemiro y Kroos. (Álvaro tenía razón).  El público ha dictado varias sentencias. La de Solari ya no tiene objeto en este momento. Está emplazado.

Posdata. A Piqué le va jugar en el Bernabéu. Le pican y se crece. Fue un lujo en la defensa barcelonista. Estuvo mejor que Sergio Ramos al que perdonaron la expulsión.