Más jóvenes y menos galácticos

Al tiempo que están creciendo espectacularmente los ingresos de los clubes por patrocinios y derechos televisivos, las cuotas de socios y localidades en taquilla ya no alcanzan el veinte por ciento de la caja, existe la sensación de que se está produciendo un cambio de actitud entre los grandes clubes. Hay una corriente cada vez más amplia mediante la cual junto a los fichajes de grandes estrellas las plantillas se componen con jugadores con futuro. Es decir, con quienes cuestan menos en los traspasos y por el contrario pueden producir grandes ingresos en los momentos de compro-vendo-cambio.

Solamente entre entidades aún se cree en el poder de las canteras y los fichajes de jugadores que no han llegado a puestos de privilegio. Hace años se ponderaba la necesidad de fomentar las canteras porque en ellas estaba el porvenir. La llegada de caballos blancos, inversores extranjeros, en todas las grandes ligas europeas y el aumento de los dineros de la venta de las imágenes televisivas, hicieron cambiar de actitud porque se estaba por la gloria más que por la sensatez.

Los clubes ingleses recibieron las primeras fantásticas sociedades de Estados Unidos y Rusia, por ejemplo, y por ello hubo inflación en el mercado. Ejemplo del nuevo sistema fueron las contrataciones de jugadores españoles por clubes con solera y hasta para sociedades de menor cuantía. Los petrodólares fueron nueva faceta en el modo de condicionar ligas como ocurrió con la inglesa y especialmente con el París Saint Germain y el Mónaco. Los últimos magnates en llegar han sido los chinos. Estos lo están haciendo tan moderadamente que empieza a molestar que aterricen a nuestros clubes y no hagan milagros como los del Chelsea, PSG o Manchester City.

En España, en Barça no ha perdido la estela de los grandes dispendios, pero se comienza a lamentar que no haya tantos canteranos en el primer equipo. En el Madrid, que es el club más rico del mundo, los fichajes están destinados a contratos medios con jugadores jóvenes de los que cabe esperar futuro perfecto. Si el Madrid se convierte en norma volveremos a tener en clubes de zona media operaciones dominadas por lo razonable. Es la gran esperanza.

Posdata. El Valencia prepara la próxima temporada con futbolistas que destacan en Segunda. Tal vez para vender lo poco que tiene para mercadear.