El Madrid no agradece regalos

Al Real Madrid no se le pueden hacer regalos porque no los agradece. El Ajax, que no es el de antaño cuando se le adjudicó el eslogan publicitario de un detergente “el más poderoso”, y era más de la mitad de la poderosa selección liderada por Cruyff, conserva una escuela de la que no hay año en el que no surjan jugadores apetecibles por los mejores clubes de Europa. Ahora, los tiene aunque la juventud es la que le impide ser más efectivo. Crea juego, lleva a sus mejores hombres al ataque, pero a la hora de la verdad la ingenuidad se impone. Con más malicia habría ganado el partido. El Madrid aprovechó las mejores oportunidades por medio de Benzema y Asensio. El Ajax desaprovechó demasiadas ocasiones de gol. Y el VAR, discutible, le previó de uno.

El equipo holandés manejó casi todo el partido y en la primera parte creó tres ocasiones clarísimas de gol. Una de ellas acabó contra un palo. La mejor la que llevó el balón a la red fue gol anulado por el VAR. Fueron varias las ocasiones en las que los defensores madridistas salvaron los muebles apuradamente. Courtois falló en la jugada del tanto y la anulación fue algo confusa porque al final hubo que sospechar que se había aplicado la norma de que un jugador holandés había entorpecido la labor del guardameta madridista. Ciertamente fue una apreciación benéfica aunque no sé si fue justa.

El Madrid apareció cambiado pese a los esfuerzos físicos del Ajax. En ningún momento flojeó anímicamente y fue casi excepcional que Bale bajara hasta la defensa para defender y Vinicius hiciera la propio. Había que defenderse oponiendo esfuerzo similar al de los holandeses que desplegaron toda su fortaleza física para poseer el balón y contraatacar peligrosamente.

El Ajax mantuvo su rítmico contragolpe y el Madrid se defendió magníficamente especialmente por parte de Sergio Ramos que fue capitán general con mando en plaza. Ello no fue obstáculo para que en una de las llegadas al área Ziyich batiera a Courtoios. Los cambios madridistas sirvieron para poner más frescura en el conjunto y gracias a ellos los escasos contragolpes acabaron por tener premio con la arrancada de Carvajal y el remate de Asensio. Con anterioridad el tanto primero fue carrera de Vinicius que mientras estuvo en el campo rompió la defensa holandesa en velocidad.

La eliminatoria está más que encarrilada. Al Madrid no se le puede escapar el puesto en los cuartos de final.