Coutinho y Bale, dos problemas

El partido del Camp Nou, al margen del resultado y su importancia en la eliminatoria, ha dejado dos preocupaciones en los clubes: Coutinho en el Barcelona y Bale en el Madrid. El barcelonista está defraudando. En esta temporada se esperaba que se convirtiera en la segunda pieza básica del equipo y en cada jornada se le constata claro retroceso. No es ni por asomo el jugador que costó una fortuna y que era gran figura en Inglaterra. En el equipo actual no tiene sitio. En el Barça no es descabellado plantearse su salida. Aun tiene buen precio en el mercado.

Bale lleva varios años siendo desilusión. En el campo hay partidos en los que ni se adivina su presencia. De vez en cuando marca un gol importante y ello le da aire para que se le siga considerando una de las estrellas. Hay partidos en los que desaparece de la circulación. Su aportación suele ser tan intermitente que al final no hay modo de adjudicarle una calificación favorable. Es el jugador por el que no se debe apostar, pero por el que no se puede prescindir de manera fácil porque siempre queda la duda de que un día de el gran salto.

En el Barça, Valverde ha hecho cuanto ha podido por mantener al jugador en primera línea con la ilusión de que vuelva a crear ilusiones como hizo en la pasada campaña cuando marcó goles espectaculares. Da la impresión de que su salida va a ser inevitable. Los problemas de los entrenadores están siempre en la duda y sobre todo desde el punto de vista económico. No se les puede dejar al margen porque con ello se devalúan y sus traspasos acaban por ser una miseria comparándolos con lo que costaron.

En el Madrid, junto a la depreciación de Bale, ha surgido el alza de Vinicius. A éste se le adivinan cada día más virtudes de atacante. En el momento en que marcar goles no sea una extrañeza tendrá todo a favor. En el Barça surgió Malcom del que no se tiene grandes certezas, pero que se le presume crecimiento espectacular Vinicius tiene la ventaja de no disputarse el sitio en la izquierda. Malcom tiene en la derecha a Dembelé. Valverde y Solari hallan consuelo con Vinicius y Malcom.

Posdata. El señor Tebas ha puesto pies en pared por el proyecto de Ley del Deporte. Le va ser dictatorzuelo.