El Bernabéu volvió a sonreír

Las sonrisas volvieron al Bernabéu. Ante un adversario importante, el Sevilla, el equipo madridista hizo el mejor partido de la temporada. Bastó con que Modric recuperara su buen tono, el que parecía haber perdido después de los homenajes tras el Mundial, para que el equipo volviera a tener presencia en el medio campo. Bastó con  que Solari diera cancha a Ceballos, jugador que constantemente apunta, pero al que no le acaban de conceder puesto entre los once, para que el conjunto tuviera más impulso y superioridad en la zona de creación.

A pesar de la mejoría, la victoria tardó en llegar. Fue Casemiro quien logró el primer tanto en disparo desde fuera del área, en el minuto 78. El Sevilla se defendió ordenadamente y si recibió otro tanto, el de Modric, fue  a dos minutos del final y gracias al lamentable fallo de Carriço que, en realidad, lo que hizo fue darle el pase al centrocampista del Madrid para que se fuera directamente hacia la portería.

El triunfo, que permite al Madrid mejorar en la tabla y apuntarse a ser al menos subcampeón, tuvo de nuevo la experiencia de ir dando paso a jóvenes como Valverde, Reguilón, que está supliendo bien a Marcelo y, sobre todo, a Vinicius al que le falta mayor precisión en los metros finales y tal vez menos prisas por tirar a gol. Con ellos en el equipo hay nuevos aires. La baja de Kroos está más que justificada y dejar a Marcelo en el banquillo es norma de obligado cumplimiento a la vista de la temporada que está protagonizando.

A Isco le dio la plaza de Lucas Vázquez a falta de un cuarto de hora. La entrada del malagueño fue recibida con cierta división de opiniones aunque da la impresión de que en las gradas se opina de manera favorable a su inclusión. El problema está en que ahora  sale y no se halla. Solari lo ha fundido y no parece mejor solución al problema que facilitarle la salida a final de temporada. Tiene cartel y puede dar dinero a caja. Solari, en cambio, tiene fecha de caducidad.

Posdata. El Villarreal sigue sin levantar cabeza. El Athletic, a medias.