El Madrid, en la cuesta abajo

El público del Bernabéu pitó a Solari cuando su nombre sonó por los altavoces. El público del Bernabéu pitó a Marcelo cuando se le anunció y cada vez que tocó el balón. El público del Bernabéu silbó al equipo al retirarse camino del descanso, pero hay que hacer constar que estas silbatinas son cada día menores. Sencillamente, porque el equipo está echando al público del estadio y cada día son menos los espectadores. Contra la Real Sociedad 53.400. Al final hubo más resignación que silbatina. En el Madrid parece que aceptan ya el camino hacia la mediocridad, entendida esta como clasificación que esté por debajo del segundo puesto. El consuelo tal vez está en haber encontrado en Vinicius, el mejor de su equipo. Con Solari peor que con Lopetegui. El Madrid, en la cuesta abajo.

El espectáculo comenzó con Sergio Ramos mostrando la copa ganada en el Mundialito. No hubo entusiasmos indescriptibles. A socios y aficionados la campaña del equipo no les satisface. Antes de jugar contra la Real estaba a siete puntos del Barça lo que algunos interpretan como que ya había perdido el torneo. La justificación benévola está en que los jugadores apuestan de verdad en la Liga de Campeones a la que quieren llegar con fe firme para ganarla por cuarta vez consecutiva.

Independientemente del triste resultado, la historia arrancó con el nuevo ninguneo de Solari a Isco. Esta vez para sustituir a Bale, Isco, o Asensio, el entrenador alineó a Vinicius lo que piensa que puede proporcionarle benévolas miradas en el palco presidencial. Está equivocado. No basta con que haya dado la oportunidad al brasileño. Es entrenador transitorio. Está emplazado. Sin embargo, la alineación del brasileño fue su mejor decisión. Isco salió en el segundo tiempo y su presencia fue bienvenida por el público, pero tampoco fue el revulsivo del juego del equipo. No pasó de correcto.

La expulsión de Lucas Vázquez, por dos tarjetas amarillas, no fue realmente decisiva aunque la Real, naturalmente jugó más distendida contra un equipo de  diez  El gol de penalti en segundo minuto del encuentro le dio la ventaja que los madridistas no supieran contrarrestar. El Madrid tuvo más de una ocasión de gol y la Real desaprovechó varias. La última casi en el minuto final fue lamentable. Antes, Courtois salvó un par de claras ocasiones de gol. Habría sido un escándalo. Si no lo es con el 0-2.

Antes del partido del Bernabéu fue posible presenciar el del Sánchez Pizjuán en el que sevillistas y atléticos empataron un tanto. Ben Yedder marcó para el Sevilla y Griezmann, en libre directo hizo un golazo al estilo Messi. Lo mejor del partido fueron los dos porteros, Ambos salvaron más de un gol. El Sevilla mareó al Atlético con Navas y Escudero, dos laterales que fueron los mejores atacantes del su equipo. La ausencia de un lateral izquierdo de oficio pesó a los colchoneros.

Posdata. El árbitro y el VAR se tragaron un penalti de Rulli, portero de la Real.