La Liga se resiente del Mundial

El tinglado del fútbol se mantiene gracias a los clubes. Estos, con sus socios, patrocinios y diversos medios para hacer caja posibilitan los fichajes, los contratos de jugadores y, la existencia de las competiciones. Las organizaciones nacionales, continentales y la mundial dependen y viven de la base que proporcionan entidades privadas. No hay fútbol, ni FIFA, ni ninguna federación si su plataforma no está sustentada por los clubes. La FIFA, multinacional que vive de las sociedades anónimas o simplemente deportivas, obtiene beneficios a costa de quienes crean los puestos de trabajo y los pagan.

La FIFA no arriesga un alamar. De cuantos torneos organiza obtiene beneficios. Para quienes ponen el espectáculo va solamente una parte. Los dineros que se recaudan en campeonatos internacionales no redundan en beneficio de quienes aportan a los protagonistas.

Las selecciones nacionales son reclutadas de los clubes y estos corren el riesgo de que si algunos de sus mejores jugadores se lesionan les perjudica para su torneo oficial. La FIFA ejerce permanente chantaje porque amenaza con descalificar a una nación si no se somete a sus normas. Cada cuatro años se celebra un campeonato mundial y la consecuencia del mismo son los problemas físicos que padecen los jugadores internacionales y las anomalías de sus torneos.

De cuanto hemos vivido en la presente temporada futbolística se deduce que si bien durante la campaña se produce el llamado virus FIFA por los partidos de clasificación tras los mundiales las complicaciones son mayores. Y así nos topamos con el problema de que algunos de los jugadores más emblemáticos de cada equipo no encuentran la forma hasta bien entrada la campaña y, frecuentemente, causan baja por contratiempos musculares.

La clasificación de la Liga española muestra una constante derivada de las internacionalidades. Hay muchos futbolistas que se parecen muy poco a los de los torneos anteriores y ello tiene que ver con el cansancio con que han comenzado sus obligaciones este año.

Posdata. La FIFA ha anunciado que quiere un Mundial que pase de 32 selecciones a 48. Los clubes pagan y la FIFA pone el cazo.