Elizegi, cocina política para el Athletic

Aitor Elizegi

Aitor Elizegi, nuevo presidente el Athletic Club, por las manifestaciones que ha hecho tras ganar las elecciones, es hombre que no tiene problemas para proclamar sus ideas políticas. Ninguno de sus antecesores se alineó rotunda y públicamente en el independentismo. Elizegi, que tiene buena fama como cocinero, no tardará en ser reconocido como miembro del ala radical del PNV. Las gentes de su partido suelen ser menos transparentes. Se les supone que están cerca de cierto secesionismo, mas no hacen tal proclamación cuando ocupan una entidad como el Athletic que tiene entre sus socios, naturalmente, gentes de diversa condición social, económica y política.

Elizegi está en su derecho de ser partidario de la independencia de Euskadi y también de decirlo, de no ocultarlo con medias frases. Sin embargo, tal vez la presidencia de la entidad le obliga a ser más comedido para no crear disensiones dentro de la misma. Y menos ahora que el equipo está acercándose al descenso lo que sería una catástrofe para el propio club y también para el fútbol español. El Athletic tiene la obligación moral de seguir entre los que no han conocido otra categoría. Está también obligado, deportivamente, a luchar por los más importantes títulos, pero para ello no está debidamente capacitado. Lezama, la cantera, ya no produce jugadores excepcionales. O al menos no aparecen tantos como en otras épocas. Fernando Ochoa, viejo gerente del club, me dijo que sabía la edad de sus interlocutores de acuerdo con la alineación del Athletic que recitaban. Le rompí los esquemas porque yo cantaba incluso equipos de años en los que no había nacido. Cuando escribí el prólogo para la biografía que Antonio de Rojo hizo de Piru Gaínza, no pude por menos que recordar aquél gol de una semifinal de Copa en la que eliminó al Valencia. El club bilbaíno fue durante muchos años, al menos se decía, el segundo equipo de los españoles. En lo últimos tiempos perdió tal consideración. No la tiene porque ya ni siquiera es el Rey de Copas. Tendría menos si el actual dirigente aprovechará el palco y la audiencia que aún tiene la sociedad para hacer más política que fútbol.

Posdata. Segunda Operación Retorno. La primera se encabezó con el guipuzcoano Churruca que jugaba en el Sporting. Ahora quiere recuperar a Llorente, Ibai Gómez y Ander Herrera.

Sobre el autor de esta publicación