Fichajes sin galácticos

Todibo

El tiempo de los fichajes se abre con el comienzo del año. Los rumores, los pronósticos y las posibilidades del mercado se han vivido desde hace un mes. En cambio, los días en que se pueden concretar las contrataciones da la impresión de que ha habido más campaña propuesta por los representantes de los futbolistas que auténticos deseos de los clubes por reforzar sus plantillas .Al Madrid le han adjudicado fichajes estrella como el de Hazard. Para el Barça se han anunciado los de los holandeses De Jong y De Ligt. El Bayern hace días que se había llevado a Lucas del Atlético y para el Sevilla han anunciado una serie de regalos de Papá Noel. De momento, nada se ha confirmado y en realidad todo lo que se maneja son fichajes y cesiones de medio pelo. Ni siquiera quienes están apurados por su clasificación han anunciado la buena nueva.

El Valencia, que tiene problemas defensivos porque Garay se lesiona uno de cada tres partidos y Paulista tampoco tiene la musculatura fuerte, se ha desprendido de Murillo que ha ido a parar al Barça. Este contrato ha tenido cierta polémica en Barcelona porque se acaba acusando a Valverde de no contar con la cantera. El Valencia tiene que desprenderse de Batsuhayi y no lo ha logrado aun. También quiere largar a Gameiro y su error no quiere compartirlo otro club fichando al delantero que no quiso el Atlético y lo plantaron en Mestalla.

Los fichajes para los grandes clubes son cada vez más problemáticos. Quienes poseen jugadores con presente y hasta solo con futuro se atan los machos antes de aceptar el mercadeo. Los que poseen alguna perla se resisten para obtener el mayor rendimiento posible.

El Athletic Club ha sacado de las urnas nuevo presidente, pero no tiene posibilidades de echar mano del mercado por las razones conocidas de su idea, aunque este año ha fichado un rumano al que se ha bendecido por su paso por modestos clubes de la zona.

El Villarreal, que siempre fichó bien y vendió mejor, necesita un defensa central y un par de centrocampistas y no acaba de centrarse en los refuerzos. Y los precisa porque en este momento está en los puestos de descenso. Madrid, Barça y Atlético hicieron bien los deberes veraniegos y pueden pasar sin refuerzos. Valencia y Villarreal planificaron mal, hicieron fichajes equivocados y lo están pagando.

Todo podría cambiar si Florentino Pérez echara mano a la cartera y trajera un galáctico. El presidente madridista y el barcelonista parece que se disputan un futbolista de dieciocho años llamado Todibo que pertenece al Toulouse.

Posdata. Todos los galácticos están atados y bien atados. Hay que esperar.

Sobre el autor de esta publicación