Lopetegui llegó destituido al Camp Nou

Julen Lopetegui no fue destituido por los cinco goles del Camp Nou. Fue la traca final. Con anterioridad había padecido cinco derrotas y una tan infamante como la del 1-2 con el Levante. El club había perdido la confianza en el hombre al que sacó de Moscú y dejó en bragas a la selección. Fue el comienzo de una etapa impropia de un gran club y de un profesional, que después de haber prolongado su contrato con la Federación se obnubiló tras los dineros y el lujo de un club como el Madrid. La liquidación a Lopetegui se podrá interpretar como el hecho de que, por una vez, Roma paga a traidores.

La sustitución de Lopetegui se ha convertido en otro problema. El club se inclinó por el italiano Conte, quien triunfó en Inglaterra en su primer año con el Chelsea, pero fracasó en el segundo. Desde el club se fomentó la idea de que era preciso un entrenador con mano dura y de ahí el nombre de Conte. Dentro del equipo se produjo la rebelión. Sergio Ramos, que está en la peor de sus temporadas, en el club y la selección, salió al paso de lo que dijo su compañero Casemiro, que exigió más esfuerzo por parte de todos y denunció que algunos no corren. Calificó de inoportunas tales declaraciones. Después, el capitán se protegió de Conte al decir que la confianza en el vestuario no se impone sino que se gana.

Hay marejadilla en el club y en el vestuario. El club se echó atrás con lo de Conte y decidió poner al equipo en manos del técnico del Castilla, Solari, para dos partidos y tomarse unos días de reflexión, aprovechando el nuevo parón de la Liga, y decidir quién debe dirigir al Madrid en lo que resta de campaña. Solari tiene apoyos dentro de la entidad y hay quien sería partidario de mantenerlo en el puesto si en los dos partidos que ha de dirigir el  equipo reacciona. El club, no obstante, parece decidido a buscar un técnico con más nombre y experiencia.

Independientemente del hecho de que Lopetegui no ha sabido manejar la plantilla, porque ha cometido errores en las alineaciones y sustituciones, e incluso reaccionó tarde en el Camp Nou porque no supo ver dónde estaba la avería no es el único culpable.

Además de las indecisiones de Lopetegui, y quizá también su negativa a dar protagonismo a Vinicius, lo cual es oponerse a deseos directivos, en el Bernabéu convendría examinar en qué momento se encuentran sus mejores futbolistas. El equipo en lo que va de campaña solamente ha jugado a ráfagas. No ha mantenido regularidad y ha carecido del carácter ganador de siempre. Ha faltado espíritu, combatividad y ha fallado de defensa al ataque. El mejor ha sido Keylor Navas en Liga de Campeones. Hay jugadores que deberían estar en el mercado navideño y no más tarde.

Posdata. Valdano no se ha quedado corto: “Los jugadores del Madrid creen que tiene la autoridad de hacer lo que les dé la gana”.